12 enero 2009 Audiencias, Crítica, Reality show, Telecinco

Mujeres, hombres y viceversa

Lo que ha ocurrido hoy en Mujeres, hombres y viceversa no tiene nombre, más que nada porque durante el azaroso trayecto del programa ya he usado todos los calificativos para definir el espacio. Soraya era la invitada especial, ya con Pipi Estrada y Miriam Sánchez como nuevos asesores del amor. Hasta aquí el guión era previsible.

Soraya, con lo que llaman inocencia, yo diría falta de rapidez mental y escasez de vocabulario, ha explicado de nuevo la historia. Ella no engañó a Efrén, éste pasó de ella desde el primer día y con la ayuda de Emma, crucial, ha quedado como la víctima de este monumental lío. Ante la escasez de argumentos de la chica ha llevado al plató al elemento emocional, la abuela que, la verdad daba pena allí, asándose de calor con una bufanda anudada en el cuello.

La trama del programa parecía que iba a ser lineal y repetitiva. Ali ha bajado al escenario, mostrando sus dotes como actriz y haciendo fluir sus falsas y adecuadas lágrimas. Pero, cuando ya nos imaginábamos que la mexicana se iba a ir de nuevo “de rositas” ante la pasividad de Emma, ha surgido la pantera Astri y la ha puesto en su sitio, llamándola falsa. Nada más y nada menos que lo que todos los espectadores esperábamos escuchar. Vicente se ha subido al carro y ha acusado a Ali de haber sido la “guionista” de Efrén.

Entonces, Emma se ha dirigido a Ali, diciéndole que no confiaba en ella, antes de que la echara del programa, ésta se ha eliminado como buena jugadora. La mexicana ha aducido que lo que sentía estando allí, no le permitía seguir en Mujeres, hombres y viceversa. Así que, la presentadora sobrepasada por todo lo sucedido, ha pedido a la comentarista que abandonara el plató.

Y por último, la sorpresa final, Soraya ha contado que otro chico la había vuelto a engañar tras el desastre con Efrén. La “casualidad” es que fuera Pedro, pretendiente elegido por Marisa en el concurso, que después de dar esperanzas a “Campanilla” a través de messenger, también ha resultado ser una rana y no su buscado príncipe azul.

Por ello, Emma ha propuesto a Soraya que regrese al programa, esta vez como tronista, todo esto con la cara de alucine del fotógrafo francés, Alejandro en su trono. Evidentemente, la chica no ha contestado, la respuesta la dará a partir de mañana. Si este teatro no le gusta a la audiencia… ¿Qué más va a hacer Telecinco?

Foto | Fórmula TV

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *