3 febrero 2017 Programación, Reality show, Telecinco

Alonso Caparrós se convierte en el tercer expulsado de Gran Hermano VIP 5

Alonso Caparrós se convirtió ayer en el tercer expulsado de Gran Hermano VIP 5 y es curioso ver que los tres han sido hombres. Primero fue Toño Sanchís y a este le siguió el anónimo convertido en VIP, Tutto Durán. Ayer al grupo se unió el presentador que estaba nominado junto a Irma Soriano, Alejandro Abad y Alyson Eckmann. Sin embargo, pronto, Jordi González contó a los nominados y a los espectadores que la cosa estaba entre dos y Abad y Eckmann se salvaron y regresaron a la casa.

El presentador vivió un duelo contra Irma Soriano con la que arregló sus temas pendientes en la sala de expulsiones -esta supo lo que había escrito en su blog y por lo que había pedido perdón a su familia. Ella aseguró asumir bien las críticas y le dijo que en la primera parte de lo que había escrito, llevaba razón, su motivación para estar allí es el deseo de volver a la primera línea televisiva, sin embargo no estuvo de acuerdo con las afirmaciones de que su imagen estaba pasada de moda, era casposa y cursi.

Las votaciones estuvieron muy igualadas y al final fue el presentador el expulsado con un 53,3 por ciento de los votos. Irma Soriano comentó tras el anuncio de su expulsión que tenía la sensación de que él no había hecho el concurso que quería, pero Alonso Caparrós aceptó la derrota con deportividad y se mostró encantando por volver a ver a su esposa.

El reencuentro entre Alonso y su esposa Angélica fue intenso y tras esto el expulsado era entrevistado por Jordi González al que reconoció que si se hubiera quedado más tiempo en la casa, le habría pasado factura y afirmó: “Las circunstancias, tanto como mi manera de ser no coinciden, yo soy solitario, me gusta estar en casa, soy rápido, me cuesta no decir las cosas…” y confesó: “No estaba cómodo”. Además se revivió con vídeos su corta, pero intensa relación con Aída Nízar y su madre, Mari Ángeles, le desveló: “La única que ha llorado por ti ha sido Aída Nízar, lo vas a ver”. “Creo que Aída tiene un punto”, reconoció Caparrós, a pesar de que para él es demasiado intensa.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *