12 mayo 2016 Cuatro, Docu Reality

Astrid Klisans opina sobre 9 meses con Samanta
Astrid Klisans se pronunció ayer a través de Instagram sobre sus impresiones personales al ver el programa Nueve Meses con Samanta que muestra las vivencias de embarazo de Samanta Villar pero a su vez, la periodista también muestra otras historias personales que rompen con los tópicos habituales.

Astrid Klisans comentó en Instagram: “El embarazo es perefcto con cada una de sus imperfecciones, es magia pura, es el gran milagro de la vida… Pero en el programa 9 meses con Samanta vemos prostitutas embarazadas trabajando mientras se preocupan por su figura cuando sus preocupaciones deberían ser claramente otras“.


Y continúa enumerando detalles que le han llamado la atención: “Parejas poliamorosas y otros con rituales poco higienicos como conservar y comer su propia placenta en casa, un mito sin pruebas cientificas concretas que además, mal practicado, podría causar infecciones entre otras cosas“.

Astrid Klisans concluye: “Yo prefiero quedarme con los consejos de la abuela y de mamá, y por supuesto rezar para que este mundo tan avanzado se detenga en el tiempo y podamos rescatar los verdaderos valores y la verdadera magia de la vida“. Actualmente, Astrid Klisans está embarazada y a través de su blog en la revista Hola comparte algunos detalles de esta etapa de dulce espera.

Vía | Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Luis Zambrano

    Una opinion que considere que la practica de la placentofagia es poco higienica, muestra una gran ignorancia y xenofobia oculta tras esa lamentable opinion. Pero tambien se oculta que los pueblos indoamericanos de Mesoamerica la practicaron para favorecer la vinculacion con la cosmogonia y los Yanomami en las selvas de Venezuela en la Amazonia beben un poco de las cenizas de los seres queridos cuyos cuerpos son incinerados y consideran que esta practica forma parte del viaje astral con el espiritu del muerto ..hay que documentarse antes de emitir un doxa para no incurrir en una opinion xenofoba ni discriminatoria

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *