25 julio 2011 Crítica, Series, Telecinco

La comedia líder de Telecinco dio ayer fin a la quinta temporada con un capítulo que estuvo marcado por demasiados tópicos, pero eso sí, cargados con una buena base de ese humor tan absurdo que hace que la audiencia le haya acompañado durante esta temporada. En mi humilde opinión, en esta quinta campaña, LQSA se ha confirmado como la serie cómica nacional en mejor estado de forma.

Una situación extrema por la muerte fingida de Amador, una boda que cambia de cónyuges en el último momento y un trío amoroso en el que quién juega con los otros dos, como siempre, sale perdiendo. Antonio Recio tuvo el momento de “heroicidad” que siempre ha querido con la revolución de las langostas. Y como cada año para terminar, muchos ataúdes.

En esta temporada han dado aun más importancia a aquellos personajes que le devolvieron al éxito de épocas pasadas: Antonio Recio y Amador. En mi opinión un gran acierto siempre y cuando los demás personajes no se queden estancados y sigan evolucionando como así ha sucedido por ejemplo con Berta (Nathalie Seseña) o Judith (Cristina Castaño).

Las incorporaciones me han dejado contrarias opiniones. Amparo Valle (Justiniana Latorre) ha sido un éxito total que ha dado muchas tramas y todas con un buen trato. Sin embargo, la incorporación de María Casal (Reyes Roca) no me ha parecido acertada debido a que el personaje no daba mucho juego y además no han sabido llevarlo por un buen sendero. La actriz ya confirmó por facebook que no seguirá perteneciendo al elenco de personajes de LQSA en la sexta temporada de la serie.

Sigo con las novedades de esta temporada. No me lo hubiese imaginado cuando la vi por primera vez interpretando a Estela Reynols, pero esta temporada he echado de menos a Antonia San Juan. La vuelta de la antigua hierbas y actual Araceli (Isabel Ordaz) me pareció una buena decisión, aunque con el paso de los capítulos y su aumento de excentricidad me ha llegado incluso a cansar. Como ya hizo al final de la segunda temporada, Araceli se marcha al Tíbet dejando una nota a Enrique Pastor (José Luis Gil). No parece que la marcha sea de la serie puesto que no ha habido noticia al respecto.

Como ya hacía su predecesora, en LQSA se esfuerzan en cada capítulo por intentar que una frase sea recordada: “mayorista no limpio pescado”, “¿Cómo tiene el chocho?”, “¡Merengue, merengue!”, “¡Ay mai!”, “Aquí hay tema, pero vamos” y podría seguir. Está bien que intenten dejar su sello de identidad pero en ocasiones te lo meten sin venir a cuento.

Supongo que tras la noticia de que la serie ha sido renovada para una sexta temporada, el final de esta season al contrario que el de la cuarta, ha sido mucho más abierto. Los guionistas no tendrán que quebrarse mucho la cabeza para seguir con la historia con total normalidad. La audiencia ha ido aumentando conforme la temporada ha ido discurriendo. Tras los malos datos de la cuarta temporada, la serie se encontraba en el punto de mira y he de decir que ha sabido resarcirse perfectamente.

Actualización: En el capitulo de ayer batió su record de share esta temporada con un 20% y 2.796.000 espectadores.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El GP de Motociclismo de Estados Unidos lidera la noche del domingo 25 julio 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *