24 octubre 2016 Programación, Reality show, Telecinco

Bárbara, Rebeca y Alain, un clarísimo candidato a la expulsión en Gran Hermano 17

Ayer Gran Hermano 17: el debate mostraba como cada domingo los porcentajes ciegos de cara a la expulsión del jueves y uno de los tres nominados está con el agua al cuello y si sigue este camino podría hacer temblar el récord negativo de Nagore Robles. Bárbara, Rebeca y Alain son los que se juegan su permanencia en la casa y los números hablan: 82 por ciento, 12,5 por ciento y 5,5 por ciento de los votos.

Además Fernando comparecía tras su expulsión del jueves y explicaba que lo que hacían Clara y él debajo de las sábanas era leerse los labios. Además pedía perdón públicamente a su novia Susana y a su familia y confirmaba que sigue con ella. Entendía que su pareja lo hubiera pasado mal al ver ciertas imágenes de él en el reality show.

Bea y Rodrigo se besaban, pero prefieren mantener en secreto este hecho y por ahora, no contar nada al resto de sus compañeros. Sus madres en plató estaban encantadas. También lo está la de Miguel que aseguraba en una llamada telefónica que desconocía que su hijo fuera bisexual y que usara peluquín. Añadía que están orgullosos de él y que la gente de la calle les apoya. Mientras este dentro tiene miedo a la reacción de su familia ante lo que están viendo.

Las madres de Pol y de Adara no ven la relación de sus hijos desde el mismo punto de vista. La madre de Adara le contaba a Jordi González que se guardaba para ella lo que piensa del luchador, mientras que la madre de este decía: “Si hubiera sido técnicamente posible hubiera sido mejor una relación con Miguel. Hubiera sido más abierta” y añadía: Pol tiene mariposas en el estómago mientras Adara solo tiene chocolate”. Además se mostraba de acuerdo con la hora sin cámaras y razonaba que son jóvenes, sexualmente activos y que su hijo está bien dotado.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *