6 agosto 2010 Internacionales, Profesionales, Series

Sam Merlotte y Bill Compton

Cuando ya hemos sobrepasado el ecuador de la tercera temporada, este domingo se emite el octavo episodio Night on the sun, el final se ve más cercano, será el 12 de septiembre y parece que nos depara muchas cosas. Esta semana coincidían en el programa de Jay Leno, la octogenaria de moda Betty White y Sam Trammell que da vida a Sam Merlotte en la serie de Alan Ball. Cuando el presentador ponía un clip sobre el trabajo en la serie del actor, aparecía su transformación de perro a humano desnudo, no en vano es un cambiante.

Sam se disculpaba con White por tener que verle sin ropa y afirmaba que esperaba no haber herido su sensibilidad. -No tiene el cuerpo de Eric o de Jason, pero tiene un buen desnudo y ¿qué decir del cuerpazo de Alcide?-. Sin embargo, Betty, con su agudo sentido de humor, estaba muy por encima del desnudo y decía: “me ha encantado”, haciendo que el público riera. “Ójala yo tuviera un perro que pudiera hacer eso”, añadía.

En la entrevista, Trammel hablaba sobre las escenas de desnudo en el show, algo que ha sido comentado por todos sus protagonistas que en mayor o menor medida se tienen que quitar la ropa y por ello deben tener sus cuerpos a punto. Algo que todos afirman es que lo ven lógico por el desarrollo de la serie, pero Sam aseguraba que cuando le ponen el maquillaje requiere un montón de concentración -principalmente porque una atractiva mujer es su maquilladora-. “Visualiza vídeos de surf para evitar pensar en el hecho que una bella mujer está tocando su cuerpo”, decía Mandi Bierly en EW.

En la tercera temporada tenemos a Sam Merlotte conociendo a su familia biológica, ¡¡¡SPOILERS!!! que es más rastrera y despreciable de lo que nunca se hubiera imaginado. Tanto que hace buena a sus padres adoptivos que le abandonaron. En el episodio siete se veía como utilizan a su hermano, transformado en perro para peleas “ilegales”. Algo también prohibido en España, pero que desgraciadamente sigue dándose en la clandestinidad, sin que el SEPRONA y las autoridades consigan frenarlo. Muchos perros mueren por esta causa en nuestro país. Es estupendo que Alan Ball haya mostrado esta realidad a los estadounidenses y seguidores de todo el mundo de True Blood.

Vía | TV Overmind

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 6 agosto 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *