8 enero 2014 Antena 3, Crítica, Profesionales, Programación, Series

Bienvenidos al Lolita, un despropósito

Intentaba buscar un titular más suave para definir lo que me pareció “Bienvenidos al Lolita”, pero creo que la palabra que mejor me ayuda a calificar lo que vi anoche es despropósito. Me senté a ver la serie sin prejuicios, sin haber pensado mucho en lo que podía o no podía ofrecer, pero pronto me quedó claro que aquello era una vez más otra ficción de corte familiar con los mismos temas tratados millones de veces. Eso sí camuflada y desviada por el macguffin del cabaret Lolita.

Quitando el armazón del baile y la música, las escobillas y los conflictos familiares nos remiten a Los Serrano. Si ponemos de nuevo el baile y la música en escena y añadimos la escasez de ropa y torsos desnudos, viajamos en el tiempo hasta Un paso adelante. Si continuamos con un torso desnudo nos encontramos con el Ulises-Mario Casas de El barco con reminiscencias de Lucas-Hugo Silva de Los hombres de Paco. Si cambiamos de nombre la relación entre Jota y Greta, nos situamos en Los hombres de Paco donde Paco no aprobaría jamás la relación de Sara con su mejor amigo, si se enterase -algo que ya pasó y vimos lo que trajo consigo. Eso mismo le sucede al padre de Greta, con una fuerte influencia también de Diego Serrano, con Jota.

El equipo que está detrás del proyecto estuvo también al frente de Los hombres de Paco y de El barco. Además algunos de ellos también estuvieron en los comienzos de Los Serrano. Según lo visto parece que decidieron coger algunas cosas de aquí y de allá e intentar venderlo como algo nuevo cuando sigue siendo lo mismo de siempre. La culpa la tienen las cadenas que quieren llegar a toda la familia -algo que Antena 3 potencia al máximo. ¡Bendita sea la fragmentación por targets!

Lo peor no es que todo esté visto, que lo está, sino que las copias son peores que los originales. Me quedo con Resines, con los chicos de UPA, con el torso de Mario Casas y con la historia de amor entre Hugo Silva y Michelle Jenner. Lo mejor, lo que puedo destacar es a Beatriz Carvajal y a Luis Varela. En cuanto a Carlos Santos, estupendo en El tiempo entre costuras, esperemos que no le hagan volver a ser de nuevo Povedilla -la absurda secuencia del baño atascado fue propia del agente de la Comisaría de San Antonio. Por cierto, evidentemente, Rodrigo Guirao, Jota, es el chico por el que suspiran ya muchas mujeres, eso sí, es bastante más llorón que Hugo Silva (Lucas) o Mario Casas (Ulises). ¿Qué os ha parecido a vosotros?

Podéis seguir Telelocura en Twitter (@Telelocura)

También te puede interesar

Comentarios

5 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 enero 2014
  2. Adiós a la vida privada | Elisa Blanco Barba 6 marzo 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *