21 marzo 2012 Audiencias, Crítica, Internacionales, Profesionales, Series

Tras doce capítulos, prácticamente todos ellos con los protagonistas “encerrados” en la granja de Hershell, esperábamos que el trece nos liberase de este escenario al que los personajes permanecían pegados por el deseo de poder establecerse en un lugar y olvidarse del caos que les rodea. Sin embargo, en esta segunda temporada han sobrado unos cuantos episodios, algo que no pasó en la primera donde sus seis capítulos se me pasaron volando.

Así que al saber que la segunda temporada tendría trece capítulos todos los fans nos alegramos porque muchos pensamos que íbamos a tener una ración doble de intriga, emoción y angustia, pero no. Los zombies han pintado poco, han sido los conflictos internos de los aún humanos, los que nos han guiado la temporada, con palabras y más palabras, hemos echado de menos algún flashback que nos mostrase cómo eran antes en un mundo normal. El abrupto despido de Frank Darabont, su alma, presagiaba que la ficción podía dar un bajón, y en mi opinión lo ha dado porque excepto en tres o en cuatro capítulos, en el resto he mirado el reloj en varias ocasiones, incluso deseando que acabara el capítulo.

¡SPOILERS! Si no habéis acabado de ver la temporada, no sigáis leyendo. Alargaron demasiado el tema de Sophia, para acabar nos han premiado con superataque zombie y algunos muertos entre los miembros del elenco: se han cargado a Dale y a Shane y así se han quitado del medio a dos personajes enfrentados y que desestabilizaban el grupo y el mando de Rick y también nos han quitado del medio a Patricia y Jimmy, que durante la temporada han ejercido de relleno en la granja.

Tras trece episodios, hemos escuchado una de las frases con más sentido -quizás un presagio- que ha pronunciado Rick, “Esto no ya no es una democracia” y hemos sabido lo que le dijo Jenner al oído al final de la primera entrega: están todos contaminados, algo que ya supimos con la conversión en zombies de Randall y Shane, sin haber sido mordidos por uno de los muertos vivientes.

Nos han dado un pequeño adelanto de la tercera entrega: una enorme cárcel que se yergue no muy lejos del lugar donde están nuestros supervivientes, suponemos que allí veremos al gobernador, el gran villano que será interpretado por David Morrissey, mientras que Andrea era salvada por una chica encapuchada, Michonne, a la que encarnará Danai Gurira.

Por supuesto, los zombies son adictivos y la final de la segunda temporada fue un éxito absoluto en audiencia y rating en Estados Unidos. Sin embargo, esperamos muchísimo más de la tercera entrega de 16 capítulos, porque esta segunda ha sido una temporada de transición. ¿Qué pensáis vosotros?

Podéis seguir Telelocura en Twitter (@Telelocura)

Foto | AMC

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *