21 enero 2011 Cine en televisión, Internacionales, Nueva temporada, Profesionales, Series

bobfosse

Sin temor a equivocarme o a enfrentarme a algún empedernido del género, All That Jazz es uno de los mejores musicales cinematográficos de la historia, aún cuando no es un musical según los parámetros habituales sino más bien la brillante auto-biografía de uno de los genios modernos de la integración entre música, baile e imagen. Creador de Cabaret y Chicago y revolucionador de la puesta en escena teatral, la biografía escrita de Bob Fosse llegará próximamente a las estanterias con el nombre de Bye, Bye Life: The Loves and Deaths, escrita por Sam Wasson. HBO Films ya ha comprado los derechos para convertirla en un telefilme que siga la estela de sus reconocidos biopics.

La prestigiosa cadena ha conseguido que el notable cineasta Bryan Singer (responsable de Sospechosos Habituales y de las dos primeras de X-men) se suba a bordo como director y productor ejecutivo
, pese a que el proyecto todavía está en sus primeros pasos y sin un guionista contratado.

La firma del director viene seguramente empujada por su admiración a Fosse y por el reto de enfrentarse a un pseudo-musical, prueba de fuego a la que todo creador de prestigio debería enfrentarse por la dificultad que este género conlleva. Fosse es, sin duda, un sujeto interesante de analizar y seguir, un coreógrafo y director que ha dejado su huella allí por todo medio donde ha caminado.

Personalmente, si algo me gusta más que ver cine, es ver cine sobre las bambalinas del mundo del show-businnes y sus creativos, con sus taras y problemas. Gusto que seguro compartirán muchos cinéfilos. Sin embargo, dada la existencia de All That Jazz, esta adaptación llega casi como algo innecesario. La película se estrenó en 1979 para mostrar una tremenda auto-crítica con mucha mala leche de los últimos días del propio Fosse, un retrato sobrecogedor y fantástico del egocentrismo y la grandilocuencia del artista. El film, además de obtener el aplauso de la crítica, se alzó con cuatro Oscars técnicos y nominaciones para su protagonista (Roy Scheider), guion, director y la propia película. Esa versión nunca será superada.

La obra termina con uno de las mejores musicales nunca presentados (uno que da nombre al libro)
, solo completamente inteligible si se ha disfrutado del metraje en su conjunto. Será este momento en el que no podréis evitar las lágrimas cayendo por la mejilla mientras una sonrisa se apodera del rostro:

Vía | The Hollywood Reporter

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Clint Eastwood hace nacer a la estrella dentro de Beyoncé 22 enero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *