12 enero 2009 Internacionales, Nueva temporada, Series

Nuevas Incorporaciones de En Terapia

Hace unos días os hablaba de mi fascinación por la serie de HBO En Terapia (In Treatment) , pues bien, en abril llega su segunda temporada y trae varios cambios de la mano. Nuevos pacientes, nueva ciudad y un nuevo horario.

Los problemas de Paul Weston (Gabriel Byrne), además, tendrán una importancia mayor a la hora de desarrollar las nuevas tramas, y los renovados casos de la temporada. Entre otras cosas, Weston traslada su lugar de trabajo a Nueva York, donde se ha mudado tras el conflictivo final de su matrimonio.

A pesar de ello, no es la última vez que veremos a su esposa, pues Michelle Forbes también regresa para hacer doblete en HBO (es regular de la segunda temporada de True Blood). El ganador del Emmy por su papel de rígido padre, Glynn Turman, y la “psicóloga del psicólogo” Dianne Wiest son otras de las caras conocidas que se pasearán por el nuevo entorno. Un lugar al que según el productor Stephen Levinson “se harán varias referencias”, por lo que es probable que veamos más exteriores de lo normal.

Al veterano reparto se unen Hope Davis (American Splendor), ex paciente y abogada que echa la culpa a Paul por su nula vida personal; Alison Pill (Mi Nombre es Harvey Milk) como una estudiante con leucemia y John Mahoney (Frasier), en la piel de un gerente que tiene que luchar con un escándalo y una perdida personal. Durante la semana, también se dejará ver Aaron Shaw como un niño que se enfrenta al divorcio de sus padres (Sherri Saum y Russell Hornsby), situación en la que el terapeuta se verá fuertemente reflejado.

Por otro lado, la serie pasará a ocupar sólo dos noches de la semana (domingo y lunes), emitiendo 2 episodios un día y 3, el próximo.

Muchos cambios se avecinan, por lo tanto, para uno de los mejores estrenos del pasado año. Mientras no cambien la esencia y las peculiaridades de la serie, y además haga evolucionar a los protagonistas, serán bienvenidos, aunque el cambio horario no entraña demasiada lógica (más que el de conseguir audiencia) y puede hacer que esta estructura episódica tan especial se vea tambaleada. Ver una hora y media de conversaciones puede aburrir y quizás éste no sea el movimiento más adecuado para lograr nuevos espectadores.

Vía | ifmagazine

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *