18 noviembre 2016 Programación, Reality show, Telecinco

Clara y Adara protagonizan el duelo más reñido de la historia de Gran Hermano

Clara y Adara protagonizaron anoche el duelo más reñido de la historia de Gran Hermano. Pronto se supo que Alain no pintaba nada en la sala de expulsiones y que la expulsión era cosas de dos mujeres. El programa demoró la expulsión unos cuantos minutos poniendo vídeos de sus enfrentamientos a las protagonistas. Eso hizo que Clara diera por hecho que se marchaba ella porque aseguró que se había dado una imagen de ella muy agresiva, mientras que a Adara se la mostraba como la víctima.

Una vez cerrados los teléfonos Jorge Javier Vázquez anunciaba que la que se marchaba solo había recibido tres llamadas más en contra que su adversaria, eso se traducía en unos porcentajes muy ajustados: 50,002 para Clara y 49,998 para Adara, esto indicaba que la Miss dejaba la casa de Guadalix y que la novia de Pol permanece en un lugar donde tiene pocos aliados, pero donde la mayoría de sus compañeros dan por hecho que será la ganadora de Gran Hermano 17. La expulsada tenía claro que las tres llamadas que las separaron eran fruto del victimismo de su rival.

En plató, Clara pudo explicar su relación con Fernando, sin la presencia de este al principio, pero aún así se guardó algunas confesiones por lealtad al gaditano. La expulsada confesó haberse sentido atraída por su compañero y le tildó en varias ocasiones de cobarde. Aseguraba que nunca se la había resistido ningún hombre y en este saco metía también a Fernando que ella piensa que sí se sintió atraído por ella.

En plató este parecía harto de que se tratara otra vez este tema y denominaba lo suyo con Clara como cariño que se puede malinterpretar. Además tenía un encontronazo con Jorge Javier Vázquez, ambos se acusaban de no tener respeto el uno por el otro. “¿Crees que no te respeto? Porque tengo un respeto absoluto por todos los concursantes… Creo que tú no me tienes respeto a mí”, le decía el presentador y el concursante le echaba en cara que nunca hubiera dicho nada bueno de él durante el concurso, a lo que este respondía con ironía que tiene un pelo precioso.

En su despedida, Clara le dedicaba las siguientes palabras a Adara: “Adara, toda víctima tiene su verdugo, y ahora que no estoy ahí a ver a quién te buscas”.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *