19 septiembre 2016 Programación, Reality show, Telecinco

El contraclub reunirá a primeros expulsados de Gran Hermano con los tres primeros de Gran Hermano 17

Gran Hermano 17 ha dado muestras de debilidad y sus responsables se apresuran a subsanarlo lo antes posible. Si ya sabíamos que esta edición iba a estar marcada por El Club GH, ayer Jordi González daba la primera noticia sobre un contraclub en el que convivirán los tres primeros expulsados de esta edición con otros tres primeros expulsados de anteriores ediciones -que ejercerán de consejeros, pues habrá una repesca- durante tres semanas. Además el presentador daba el primer nombre de una primera expulsada confirmada: Maite Galdeano, que fue la primera en salir de Gran Hermano 16, y explicaba que los dos nombres restantes se conocerán el martes en Límite 48 horas. Todos ellos vivirán en un espacio aislado, pero que no se encuentra en la casa de Guadalix.

Además durante El debate Carlos Lozano entraba en la casa para formar parte de la prueba que se volvía a repetir -el juego con las pelotas y los casilleros de los concursantes- y que ganaba Bárbara por lo que esta se incorporaba a El club GH al que ya pertenece Pol desde el jueves. El joven se encargaba de contarle cuáles son sus privilegios. Adara no participaba porque el jueves metía una pelota en un casillero cuando Jorge Javier ya le había comunicado que había sido eliminada.

Durante el programa también se conocían los porcentajes ciegos de cara a la primera expulsión de la edición a la que se enfrentan Candelas, Miguel, Pablo y Meritxell. Uno de ellos va ligeramente destacado con un 44 por ciento seguido de un 33,5 por ciento, un 15,4 por ciento y un 7,1 por ciento.

Además Miguel seguía dando vueltas a su paso por la casa y al hecho de que podría ser el primer expulsado sin haberse mostrado cómo realmente es. Así que decidía compartir su secreto con Clara, con quien dice que congenió, solo con mirarla. En la lavandería lejos del resto de compañeros se quitaba su peluca y le mostraba a su compañera su calvicie. Al conocer qué era lo que tanto angustia a su compañero, le decía: “Sigues siendo Miguel, y lo seguirás siendo siempre”.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *