3 octubre 2009 Actualidad, Cancelaciones, Concursos, Cuatro, TV y sociedad

call-tv.jpg

Cuatro ha decidido cambiar su programación matinal y “remodelarla” suprimiendo el call tv que emitían todas las mañanas por reposiciones del programa Reforma Sorpresa. Desde este mismo jueves la parrilla de la cadena ha dejado de lado el formato al estilo de rasca y gana, suprimiendo así el último call tv matinal que el canal de Sogecable emitía (hasta hace poco llegó a emitir hasta dos horas de estos programas en horario infantil). Sabia decisión en términos de audiencia, puesto que este formato sólo le reportaba un 1% de cuota de pantalla, sin embargo en términos económicos puede que no tanto, puesto que este tipo de formatos resultan muy rentables a las cadenas.

Esta rentabilidad explica que de un tiempo a esta parte encender el televisor de madrugada implique un zapping constante; atrás quedaron las reposiciones de series antiguas, los programas de producción propia o las películas de clase B que nos entretenían en una noche de insomnio. Nada es tan rentable como tener a un actor delante de una pantalla chillando a los telespectadores e incitándoles a llamar para gastar su salario y sus pensiones en una trampa segura. Algo que puede ser moralmente poco aceptable y según algunos mucho peor que la publicidad engañosa, pero que sin duda puede ser clasificado de no apto en un horario infantil.

Lo más curioso es cómo este tipo de programas se han ido adueñando de nuestras pantallas. Empezaron a emitirse pocas horas a altas horas de la madrugada, con presentadores desconocidos que hacían la competencia a las mediums nocturnas (esas que aprovechan las ansiedades y problemas de los insomnes para hacer caja), y poco a poco se han ido convirtiendo en el eje de la programación nocturna de todas las cadenas. Incluso personajes como Aída Nizar, Fresita o Liz, ex concursantes de Gran Hermano, han querido subirse al carro de esta…¿fama?

Y después llegaron los híbridos en los que la Sexta supo aprovechar el filón la primera, porque… ¿para qué elegir entre emitir anuncios de vídeos porno o emitir call tv pudiendo emitir ambos al mismo tiempo? Y así nacieron lo que podríamos denominar los “sex-call tv”, call tvs en los que no hay que resolver una adivinanza, sino que el objetivo es descubrir las diferencias entre dos imágenes explícitamente sexuales, o ya puestos, presentados por una actriz porno conocida como la Pamela Anderson española, de los que aquí debajo podéis ver una muestra.

Lo peor de todo es que este tipo de programas, aunque no sean los “sex call tv”, se emitan en horario infantil, lanzando a este tipo de audiencia la imagen de normalidad con respecto a los juegos de azar y haciéndoles creer que los juegos de azar siempre otorgan una recompensa. Por lo tanto debo felicitar desde este blog a Cuatro por esta nueva estrategia de programación, aunque mucho me temo que más que por la audiencia infantil, esta decisión responda al interés de la cadena por subir la media de cuota de pantalla.

Vía | Formulatv

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *