15 febrero 2016 Programación, Reality show, Telecinco

Entrada de nuevos famosos en el balneario, San Valentín y porcentajes ciegos en Gran Hermano VIP 4: el debate

Gran Hermano VIP 4: el debate mejoraba sus datos de audiencia anoche con la entrada de nuevos famosos al balneario VIP y con la salida de los tres que entraron el pasado jueves. Kiko Matamoros, Aguasantas Vílchez y Víctor Sandoval eran relevados por Belén Esteban, Ylenia Padilla y Rafa Martín, el que fuera entrenador de Sema en “El reto más gordo” de Sálvame diario. Además Carlos Lozano y Laura Matamoros recibían mensajes de sus parejas por San Valentín y se conocían los porcentajes ciegos correspondientes a los cuatro nominados de la semana: Laura Matamoros, Liz, Rappel y Carlos Lozano.

La primera en entrar en la casa fue Belén Esteban que se reencontró con Rosa Benito a la que dijo que fuera estaba todo bien y que la encontraba triste. Después pudo ver a Raquel Bollo a la que le dijo que “los suyos estaban bien” y que su hijo tenía dos temas de trabajo muy buenos para él. Eso ocurría cuando la de San Blas explicaba que no podía decir nada del exterior. Más tarde se reunió con el resto de la casa y les comentó lo mismo que a sus compañeras, es decir que sus familias estaban bien. En sus primeras horas de convivencia, ya hemos visto cuál era el pijama que elegía para su regreso a Guadalix, uno gris con un gatito como protagonista.

Laura Matamoros se despedía de su padre, con quien parece que se ha renconciliado, y recibía una carta y dos fotos de su novioYlenia también volvía al reality sin problemas con ninguno, pero con ganas de activar a los habitantes de la casa. Mientras que Rafa Martín sí que entraba con ganas de saldar cuentas pendientes con Sema al que acusaba de haberle hecho mucho daño y de haber propagado muchas mentiras sobre él. “Estás así conmigo porque Jorge Javier Vázquez me hacía más caso a mí y a ti te j***a”, le reprochaba el entrenador personal que le pedía que le diera las gracias por estar allí.

Mientras Laura Matamoros se despedía de su padre, con quien parece que se ha renconciliado, y recibía una carta y dos fotos de su novio. Algo que, como es lógico, le hacía muy feliz y le hacía exteriorizar que lo echaba mucho de menos. Carlos Lozano, por su parte, recibía un mensaje de su novia que lo dejaba un tanto frío. No parecía muy convencido de lo que escuchaba, algo que se notaba en el plano no verbal y en la entonación de sus palabras. “Te quiero, deseo verte, cuando salga espero que sea igual”, afirmaba el presentador.

En cuanto a los porcentajes ciegos parece que la expulsión será cosa de dos y que los dos restantes podría decirse que están prácticamente salvados. El azul lleva un 48,2% por ciento; el rosa, un 41,1%; el amarillo, un 7,1%, y el verde, un 3,5%.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *