10 junio 2010 Audiencias, FOX, Internacionales, Profesionales, Programación, Series

glee_cast_fox1.jpg

El último capítulo de la primera temporada de Glee reunió el lunes frente a los televisores estadounidenses a casi 11 millones de espectadores, una cifra nada despreciable teniendo en cuenta que se enfrentaba al concurso American Idol y a una final de la NBA. Además también hay que considerar las descargas y los múltiples comentarios que se han generado desde ayer mismo en la red, sin duda alguna incontables.

No es para menos. La serie revelación del año, que ha cosechado premios y reconocimientos por doquier, (y los que aún le quedan de cara a los Emmys), puso el broche de oro a su primera entrega recordando sus inicios y sus primeras actuaciones. De hecho, el tema estrella de la noche volvió a ser Don´t stop beliving, del cantante Journey, un tema que representaba el “viaje” que los chicos de New Directions emprendieron hace 9 meses cuando convirtieron la canción en algo más que un lema, y que les llevó ayer por la noche a una final de Regionales en las que estallaron las tramas personales, familiares y profesionales, y en la que pudimos volver a gozar del protagonismo de los personajes frente al de las estrellas invitadas.

¡CUIDADO SPOILERS!

Los chicos de Glee llegaron ayer por la noche al final de su viaje, y lo hicieron haciendo honor al gesto que les ha caracterizado durante toda la temporada (el gesto de la “L” en la frente que simboliza la palabra Loser). Y cuando digo que hicieron honor a este gesto, es porque lamentable, o afortunadamente en mi opinión, New Directions perdió los Regionales. De hecho, durante los últimos tres capítulos de la temporada me estuve temiendo que los chicos del coro triunfasen, puesto que su triunfo implicaría un futuro lleno de competiciones, éxitos y fracasos para el que aún no estoy preparada como espectadora. Su victoria hubiese sido como si al final de Shrek Fiona volviese a ser una bella princesa; una decepción. Despúes de todo, la franquicia de la serie se basa en las peripecias de unos adolescentes fracasados, y de ahí emanan todos los conflictos emocionales que me interesan como fan de la serie.

Por otra parte he de decir que el final fue más que digno. Fue un episodio “potente”. Desde el minuto 1 temí por el coro al saber que Sue sería una de las jueces de los Regionales, algo que hizo que los componentes de New Directions dudasen de sí mismos más de lo que habían logrado sus oponentes, Vocal Adrenaline, la semana anterior. Este hecho desembocó en que Will acudiese pidiendo consejo a Emma tras una escena bastante emotiva en la que los chicos imaginaban su vida sin el club Glee. Después, comenzó la competición de los chicos con los temas Faithfully/Any Way You Want It/Touchin’ Lovin’ Squeezin’/Don’t Stop Believin’ del cantante Journey, en una actuación llena de emoción y de sinceridad por parte de Finn y Rachel, que se volvieron a declarar su amor.

Cuando llegó el turno a los contrincantes, encabezados por un Jesse traidor, llegó a su vez el parto de Quinn, parto en el que también estuvieron presentes Mercedes (en quien la embarazada ha encontrado una verdadera amiga), Puck y la madre de la joven, que acababa de volver a la vida de su hija llena de arrepentimiento. Sin duda alguna ésta escena fue brillante, ya que al entremezclarla con la performance de los Vocal Adrenaline sobre Bohemian Rhapsody se cargó de significado sin ni siquiera recurrir a las palabras. Y como broche final al capítulo, hay que destacar la reacción de Sue, cada día más humana y por lo tanto más querida, frente al desprecio de los jueces por los chicos de New Directions con los que ella misma llegó a identificarse. De ahí que el final de la temporada se haya saldado con una “tregua” entre Will y Sue que facilite a los chicos la continuidad de su coro y que haga que merezca la pena seguir viendo los vaivenes de los jóvenes, que en el final del capítulo repasaron sus recorridos personales por el último año y destacaron cómo Will les había ayudado a mejorar como personas, una reflexión que se cargó de emoción con la canción que le dedicaron a su profesor favorito; To Sir, with Love.

Vía | Zap2it

También te puede interesar

Comentarios

3 comentarios
  • Veronica

    Me encanto tu resumen, la verdad… no lo podria haber puesto mejor, me la pase llorando y lagrimeando en el ultimo capitulo, el parto de Quinn, junto con la mejor cancion de Queen, creo que fue la mejor escena del capitulo, aunque es bastante dificil decir que solo una escena brillo, en este capitulo que se merece todas las estrellas doradas de rachel… Espero con ansias la proxima temporada.

  • manuel

    fue un exelente capitulo… pero insisto en que debieron haber ganado x lo menos el 2do lugar…. se que tenian que perder para que exista una segunda temporada, pero un 3er lugar es demasido bajo..

  • Beatriz Caño

    Gracias por vuestras valoraciones. La verdad es que merecerse, podrían haberse merecido más, pero tal y como salieron las valoraciones de los jueces…. (por cierto, Qué grande Olivia Newton John haciendo de déspota y arrogante!) se confirma lo que la serie esconde en cuestión; que los triunfos no se han de cosechar tanto de cara a la galería, sino de cara a uno mismo. Esta temporada ha servido para que los personajes atraviesen su propio recorrido personal, y ahora les veremos en toda su plenitud de cara a la próxima temporada, de la que os iremos informando hasta que regresen despúes del verano…. snif snif, quedan aún muchos meses…

Enlaces y trackbacks

  1. Justin Timberlake y Leona Lewis podrían participar en Glee 17 junio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *