18 diciembre 2015 Programación, Reality show, Telecinco

Han, tercer finalista, siembra la duda en el plató de Gran Hermano 16

Para sorpresa de muchos, Niedziela no era expulsada sino Han. El chino era recibido con mucho cariño en el plato y Mercedes Milá le comentaba que la primera vez que se pidió que la audiencia votara en la app quién creía que iba a ganar el vencedor en ese momento fue él con un 47,9 por ciento de los votos. La presentadora le preguntaba que por qué pensaba que se había producido este cambio en los espectadores. Respondía: “Me he perdido a mí mismo con Aritz a mitad del concurso. Ya no me estaba comportando como era yo”. “Para mí has sido un grandísimo concursante”, le decía Milá.

Le ponía el famoso vídeo en el que Han decía Aritz en su presentación en la casa antes de que estuviera el vasco estuviera dentro. Se lo ponían dos veces, pero aseguraba no escuchar cuándo lo decía. “¿Os conociáis de antes?”, le preguntaba la presentadora. “No sé”, respondía con una sonrisa nerviosa que como mínimo sembraba la duda en el plató y en la audiencia y que parecía ser delatora. “Lo que tenga que ser será, pero te creo”, decía Milá y añadía: “Ten en cuenta que se está jugando el premio”. “Para mí es mi ganador”, aseguraba el expulsado. En las redes sociales no le creían y Mercedes Milá le preguntaba qué tenía que hacer. “Confía en nosotros”, contestaba.

Después de ver los vídeos, Han contaba: “Me quedo con qué atrevido que soy”. “Aritz es un amigo leal que siempre va de cara, no como yo. Una buena persona, sincera, leal, auténtica…”, decía sobre el vasco y cuando Milá le preguntaba: “¿No tiene defectos?”. Respondía que es cabezón como él. “Cuando supe que tenía persona especial fuera, me comencé a rayar”, reconocía. Contaba que Aritz le pedía que se callara, pero le sorprendía que luego fuera al confesionario y lo contara.

“Mi madre es un poco tradicional”, se refería al comentar la dificultad de su madre al entender que era homosexual. Explicaba que se lo contó antes de irse a Madrid a estudiar con 19 años. “La verdad es que yo no puedo decir nada malo de Aritz”, contaba sobre sus peleas con su compañero. Describía su relación como “una especie de amistad, amor, con muchísima confianza, me gustaría tenerlo en mi vida. Por eso quería quedar tercero para estar con él hasta el final”. Admitía que ambos se han hecho daño y Mercedes Milá pensaba que lo suyo es una grandísima historia de amor.

“La verdad es que no sé por qué soy tan pringado”, comentaba cuando escuchaba que aún piensa en su persona especial. “Yo pensaba que sentía algo por mí”, confesaba y pensaba que quizás se ha asustado. “Si yo fuera esa persona especial me enterraría viva y desaparecería del mapa”, opinaba. “Cuando vi las fotos ya sabía quién era. Cuando le dije que empezaba por “R”, me mandó callar”, señalaba. “No me hago la víctima. No hago teatro. Me estoy comportando como soy”, se defendía.

“En la última semana, hemos hecho de todo, menos el acto”, reconocía. Explicaba que piensa que ha estado con otro hombre por cómo le hacía las cosas que le hacía. “Si él es gay, es gay, no creo que le tenga que arrastrar del armario”, contaba y agregaba: “Me dice que no es gay, pero su no es… no, pero bueno”.

Se despedía de la casa. A Sofía le decía que ha hecho un buen concurso y que sigue siendo auténtica y a Niedziela le contaba que la quería y le daba las gracias por su apoyo de los últimos días. “Aritz, ya no me puedes hacer tanto daño, ya tengo una coraza, ya estoy fuera. Te quiero muchísimo. Eres mi ganador desde el principio Si tenemos algo que hablar ya hablamos fuera. Nunca me he hecho la víctima. Eres un amigo súper leal. Un beso muy fuerte, te voy a echar mucho de menos. No te sientas mal porque esté fuera”, le comentaba atropelladamente. Aritz se mostraba muy seco y decía que estaba encantado de haberle conocido y que para él había sido su Gran Hermano.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *