20 octubre 2012 Actualidad, Cuatro, Reality show

Mucho les ha costado decidirse, a algunos más que a otros, pero finalmente ya sabemos quienes son las chicas que acompañaran a los protagonistas de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? y a sus madres, a una singular luna de miel.

La convivencia en casa de los tróspidos no ha sido nada fácil para algunas, desplantes y comentarios poco acertados han hecho que algunas de las candidatas no se sintiera del todo cómodas. En cambio otras, por suerte o por desgracia se han convertido en la favorita de la suegra llevándose como premio un fabuloso bikini de ganchillo realizado por la propia madre.

Las madres no dejan de sorprendernos, y los hijos tampoco, por lo que no nos ha parecido nada raro que los tróspidos no sigan el consejo de su madre y tomen sus propias decisiones. Los hijos ya han elegido a sus dos finalistas.

Comencemos repasando la agobiante experiencia de Gabi con la exuberante Ruxandra, aunque a la chica no hay que echarle toda la culpa, ya que el tróspido se metió el solito en la boca del lobo cuando la invitó a dar un paseo en una moto de agua. La chica no desaprovechó la oportunidad en alta mar para atacar a Gabi e intentar besarle, algo que dejó al chico, según el mismo decía, acojonado.

Las tácticas de Ruxandra no parecieron funcionar, ni siquiera cuando el chico la vio en su cama en camisón y lencería. Gabi aprovechó ese momento para comunicarle que estaba expulsada. De este modo las finalistas son Priscila y Patricia.

En cuanto a Pedriño, sus pretendientes han sacado las uñas, el stripper no lograba conciliar el sueño, por lo que decidió ponerse a hablar con Giordis, y esto a Ángel no le dejaba dormir. A la mañana siguiente Manu y Ángel no se hablaban. La verdadera sorpresa se la llevaron cuando Pedriño decidió que ellos dos eran los finalistas elegidos, pese a que la madre, desde que supiera que Manu es actor porno no ve claro que sea compatible con su hijo.

Javi, el escupefuego, el chico duro, el chulito consentido, se ha convertido en el llorón oficial de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?. El chico no podía reprimir las lágrimas y lo pudimos ver durante prácticamente todo el programa llorando por la idea de tener que expulsar a una de las chicas. Finalmente, y llevándole una vez más la contraria a su madre, Javi decidió quedarse con Rocío y Sara ya que a Raquel la veía más como amiga que como futura pareja.

El gran Isidoro logró sacar su lado más romántico, con las que, finalmente fueron las dos elegidas, Natalia y Alexandra. Con la primera compartió un bonito paseo por un castillo, con la segunda una refinada cena, en la que la chica le confesó que además de además de gogó también es stripper. Por una vez, Isidoro ha decidido no pensar de cintura para abajo y buscar una mor verdadero.

Los melli, Luis Carlos y Álvaro. Después de llorar la marcha de Ana, Álvaro recuperó la sonrisa en su cita con Sara. Por otro lado, Sandra, confusa, se lanzaba a besar a Luis Carlos, pero este no parecía muy receptivo. Finalmente, los mellizos decidieron que Sandra era la chica que se tendría que ir. Álvaro aseguraba que la chica se arrepentiría por no haber ido a por él en vez de a por su hermano.

Puedes seguir Telelocura en Twitter, @Telelocura.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *