30 septiembre 2011 Cine en televisión, Internacionales, Nueva temporada, Profesionales

La crisis y la reconversión del modelo cinematográfico mundial ha hecho mucho daño al cine independiente de Estados Unidos, en agonía y con pronóstico reservado. Un cineasta alternativo cada vez tiene menos opciones de ver su proyecto llegar a una gran pantalla demasiado necesitada de éxitos seguros, y los grandes estudios son cada vez más restrictivos y exigentes, solo dejando entrar en sus nichos pseudo-independientes a figuras atadas por variados factores. Una de las soluciones para tratar de resolver este problema se llama HBO.

Hacia el cable estadounidense están migrando últimamente cineastas muy personales que, en busca de libertad creativa, acaban encontrando su casa en mini-series y telefilmes de primer nivel. Nombres consagrados que ven como las pequeñas producciones ya no tienen cabida en Hollywood. Ese es el caso de Todd Haynes y su Mildred Pierce, de Philip Kaufman y Hemingway & Gellhorn o de David Mamet y un biopic sobre Phil Spector con Al Pacino y Helen Mirren. Ahora, las puertas se le han abierto a Isabel Coixet, cineasta catalana que, tras haberse forjado un prestigio a los dos lados del Atlántico, aterriza en HBO gracias a un curioso film llamado An American Love Story.

La autora, amante del drama desgarrador, se atreve ahora con la historia de los primeros hermanos que fueron acusados de incesto en los EEUU, Patti y Allen Muth. Por el momento no conocemos más detalles del proyecto, aunque se ve ciertamente interesante. Según cuenta al New York Times, sin embargo, la directora primero se pondrá detrás de las cámaras en la capital de Gales, Cardiff, para llevar al cine Panda Eyes. Por lo que suponemos que su aventura televisiva irá para rato.

Su trabajo cinematográfico en diversas partes del mundo, ha llevado a Coixet a exhibir su trabajo a lo largo del planeta, acompañada siempre de excelentes compañeros de viaje como Sarah Polley, Ben Kinsgley, Tim Robbins, Dennis Hopper o Penélope Cruz. Su carrera, laureada con Goyas y aplausos festivaleros, es de sobra conocida en nuestro país, gracias a Mi vida sin mí, La vida secreta de las palabras, Elegy o su colaboración en la coral Paris, je t’aime. Su última obra ha sido el documental Escuchando al juez Garzón. Es una buena noticia que se vuelva a interesar por la ficción, y, si es en HBO, mucho mejor.

Vía | The New York Times

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 septiembre 2011
  2. Los Hermanos Coen y Jon Favreau ruedan pilotos televisivos 6 octubre 2011
  3. Soderbergh elige a HBO para el biopic Liberace, con Michael Douglas y Matt Damon 12 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *