18 abril 2012 Actualidad, Crítica, Estrenos, Informativos, Internacionales, Internet, Profesionales, Talk show

Julian Assange es un personaje curioso. Justiciero de la reluciente armadura para unos y prepotente terrorista mediático para otros, su figura no podría ser más polarizadora. En solo unas semanas de 2010, pasó de ser un hacker conocido únicamente en su Australia natal a destapar los papeles de Wikileaks en los periódicos más importantes del mundo, para al final verse envuelto en un controvertido caso judicial en el que está acusado de abuso sexual. Escribiendo una línea más en su leyenda, esta personalidad mundial estrenó ayer su esperado talk-show The World Tomorrow en Russia Today, donde conversará con algunos de los líderes y personajes más polémicos del panorama político internacional.

Preparado para volver a aterrizar en los titulares, su primer invitado fue el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, quien, desde una localización secreta de Líbano, se puso en contacto por videoconferencia con Assange, para conceder su primera entrevista en Occidente desde hace seis años.

Nasrallah aprovechó para defender el régimen sirio de Bachar el Asad, así como para criticar a la prensa extranjera por su enfoque maniqueo de la “represión violenta”. Sin embargo, y aún con la relevancia que tiene el personaje en la esfera política, los ojos estaban puestos en el entrevistador.

Russia Today, canal creado para promover la imagen de Rusia en el extranjero que emite en inglés, español y árabe, había guardado con esmero los detalles del primer programa, aunque Assange, que rodará otras nueve entrevistas, había avisado que contaría con “políticos, pensadores y revolucionarios de todo el mundo” que crearan cierta controversia.

Pese a definirse como periodista modelo, Assange no secunda demasiado uno de los cánones del negocio: dejar que el entrevistado se lleve toda la atención de los focos. La egomanía le pierde. Aunque no sea realmente necesario para todo el que haya seguido su trayectoria, el propio locutor hace una introducción sobre su persona en la que aprovecha para defenderse contra su creciente lista de enemigos. No en vano, su situación actual juega un papel clave en su trabajo, puesto que la retransmisión es llevada a cabo desde su mansión londinense, donde cumple arresto domiciliario. Como jugador que “ha sufrido problemas políticos“, su objetivo es acercar a los entrevistados a “alguien con el que pueden simpatizar“. Incluso con las buenas ideas y lo necesario del concepto de redes de Assange, su (quizás distorsionada) figura pública continuará creándose enemigos y amigos allá por donde pise. Ese mismo interés, al mismo tiempo, será el que atraiga la actualidad hasta todos sus programas y documentos.

De hecho, es tanto el interés en su figura que en Australia ya preparan una tv-movie, Underground, basada en su juventud como programador informático.

Vía | El País
Vídeo | Youtube

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 19 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *