8 enero 2009 Crítica, Reality show, Telecinco

Julito en la gala de ayer

Tal y como predije la semana pasada, Julito fue ayer expulsado por la audiencia de la casa de Gran Hermano. El salvar a Liz, en lugar de a sí mismo, le pasó factura al joven canario.

“Los buenos están fuera y los malos dentro” –fueron las primeras palabras de Julito a su llegada al estudio, cosa que comenzó a encender los ánimos de Mercedes Milá, que demostró en el programa de ayer, con mayor intensidad que nunca, aquello que comentaba en el artículo anterior, sobre el aparente contagio por parte de la presentadora, de la hostilidad verbal que se desarrolla en la casa.


Porque la expulsión del canario, se quedó como una mera anécdota. Incluso la llegada de las dos italianas a la casa de Guadalix pasó a un segundo plano. Ni tan siquiera que Orlando y Liz sean los últimos nominados del programa, y uno de ellos no llegue a la gran final, en la que ya se encuentran los irritables Ivan y Almudena.

Lo que más destacó de la gala de ayer fue la bronca que se formó en el estudio.

Soy un gran admirador de Mercedes Milá. Me encanta su trabajo en “Diario de…” y cómo ha llevado hasta ahora las nueve ediciones que ha presentado de “Gran hermano”. Pero lo de ayer no tiene nombre. El video que os expongo no muestra la bronca completa, solo retales de la actitud déspota que demostró la Milá. Puedes decir lo que quieras en ese programa, siempre y cuando no critiques a la presentadora en su cara.

Por supuesto que Mercedes se ha mostrado a favor de Iván, y por supuesto que lo ha defendido a capa y espada, incluso a veces hasta límites increíbles. Eso lo hemos visto todos, a no ser que yo esté viendo otro programa distinto, claro.

Y con respecto a las palabras de Carlitos “el soldador”, él me ha dado la respuesta a una pregunta que me estaba haciendo desde que se dijo que Julito era el eliminado. En el diario 20 minutos se hace una encuesta paralela en cada nominación. Este es el resultado de la última:

¿Quién debe irse de la casa de gran hermano?
Iván 7%, Almudena 57% , Julito 35%

¿Cómo puede haber tanta diferencia de una encuesta (gratuita), a las llamadas (de pago) de los telespectadores? Pues muy sencillo. Como ocurriera en la primera edición de operación triunfo, aquella en la que una gran campaña en Cantabria metió en la final a un David Bustamante por el que nadie daba un duro, ciertas personas forman plataforma y comienzan a mandar mensajes masivos que llevarán a Iván a la victoria.

Si Mercedes me leyera me preguntaría ¿Tienes pruebas? A lo que yo contesto, por supuesto que no. Es tan solo mí opinión. Ah, claro, que nadie puede opinar salvo que lleve pruebas de la mano, como si fuese un periodista. Pero lo que Mercedes parece ignorar, con todo lo periodista que es, es que una opinión es, (y cito textualmente de la Real Academia Española), un dictamen o juicio que se forma de algo cuestionable.

Ya para concluir con este largo post (pero si no lo digo reviento), quiero destacar las duras palabras que Julito dijo a Liz en su despedida, como si le guardara rencor por haberla salvado (que fue decisión tuya, tío): “Parece que no rompes un plato pero en realidad rompes toda la vajilla. ¡Quítate la máscara!” Quizá haciéndola parecer como “mala”, esas palabras de Julito lleven a Liz a la final.

Foto y vídeo | Telecinco

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *