9 diciembre 2008 Crítica, Estrenos, Series, Telecinco

Mi gemela es hija única

La nueva serie de Telecinco se presentaba como un proyecto muy similar a Yo soy Bea: ambas adaptaciones de telenovelas y realizadas por la misma productora Grundy. Y se nota en la realización, los decorados, los escenarios y el vestuario que sigue fielmente la linea de la anterior.

Así que tras las declaraciones de un herido y cabizbajo Efrén, en un especial Mujeres y Hombres y Viceversa, ha comenzado Mi gemela es hija única. Seguramente el malagueño ha dejado una elevada audiencia que pueda servir de trampolín a la nueva ficción y mañana sabremos si ésta ha conseguido mantener el interés de la audiencia.

Las actrices no gemelas lo hacen bien, resultan simpáticas y producen empatía; el galán es del corte de Alejandro Tous o su sustituto Álex Adrover y resto de actores se posicionan en los dos bandos que se presuponen en toda telenovela: los buenos y los malos, los ricos y los pobres, los guapos y los feos… La historia gira alrededor de dicotomías dentro de un ambiente costumbrista y con espíritu bienintencionado en la mayoría de los personajes.

Después de tantos y tantos episodios de Yo soy Bea, con cambio de protagonista incluido, y prácticamente de todo el reparto original, no es complicado saber lo que va a suceder en la nueva serie. A los fans de Yo soy Bea les gustará, entretendrá e incluso, puede que ahora se hagan seguidores de las dos.

A este género se le presuponen unas pautas y el episodio de presentación de Mi gemela es hija única lo ha cumplido. Los personajes han quedado suficientemente explicados y el equívoco entre las identidades de las gemelas ya ha surgido. La pregunta es si los espectadores no están muy cansados de las repeticiones que se presentan como novedades.

Foto | Telecinco

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *