16 diciembre 2016 Programación, Reality show, Telecinco

Miguel se convierte en el cuarto clasificado de Gran Hermano 17 tras su expulsión

Miguel se convirtió anoche en el cuarto clasificado de Gran Hermano 17 tras su expulsión. El gallego se quedó a las puertas de la final que disputarán Meritxell, Bea y Rodrigo. El modelo aseguró que se lo esperaba y se mostró muy feliz de haber llegado tan lejos en el reality show.

Antes de saber que debía abandonar la casa, tuvo que verse las caras con Adara y Pol, que acudieron a Guadalix -junto a otros exconcursantes- para saldar cuentas pendientes con los finalistas. La pareja le echó en cara al gallego sus palabras en el cásting en las que aseguraba que le atraían los hombres heterosexuales y que tuvieran novia porque le gustaba “retorcer” las parejas.

Miguel negó haberse interpuesto en la pareja y explicó que “dos no juegan si uno no quiere”, además le dijo a Adara: “Cuando tú pareja estaba bien contigo no se acercaba a mí, pero cuando estabais mal, venía a buscar mis caricias”. Aseguró que tras su paso por el programa se considera ganador de su propia vida y está tranquilo porque sabe que no puede gustarle a todo el mundo.

“Eres un maravilloso concursante, pero eres un tramposo emocional”, le comentó Jorge Javier Vázquez que aseguró que había sido un magnífico concursante, aunque se había pasado con el drama. Le dijo que estaba mejor sin el postizo y eso hizo que el expulsado le tirase los tejos, si bien al principio obtuvo una negativa del presentador, luego este reconoció que nunca se sabe.

Miguel explicó que se retoca con rimel las zonas en las que tiene menos cabello para crear el efecto de cantidad y aseguraba que desde que su padre tuvo el accidente cuando él tenía siete años, en su casa no se pone árbol de Navidad, pero que desde hace dos años él las está celebrando más intensamente. Así zanjó el tema de la Navidad y las contradicciones que muchos espectadores vieron en su testimonio.

Además de con Pol y Adara se enfrentó con Pablo cuando se preguntó quién era el chico que estaba sentado detrás de su defensora, Ana, y este le contestó: “Alguien que tiene dignidad y no como tú”. Tuvo tiempo de despedirse de los tres finalistas y deseó que ganara Bea o Rodri.

Vía | La Cosa Rosa

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *