20 febrero 2012 Deportes, La 2, Profesionales, Series, TV y sociedad, TVE 1

200 millones de euros es lo que quiere recortar el Gobierno en los gatos de RTVE, sin embargo esta cifra les parece imposible de ejecutar en 2012 a los consejeros sin que se proceda a una reducción de plantilla. Un tema que no quiere tocar y así se lo han comunicado a los representantes de los trabajadores. Aunque hace unos días que se hizo público el recorte de los sueldos de los presentadores y colaboradores de RTVE, esta medida no es suficiente para conseguir el objetivo que les ha marcado el Gobierno de Mariano Rajoy.

La última auditoría conocida, la relativa al año 2010 y confeccionada por la Intervención General de la Administración del Estado, muestra gastos discutibles como el alto coste de algunas series como Águila Roja, Cuéntame y Pelotas con respecto a las de la competencia; el pago a algunas estrellas como José Mota o la presentadora Anne Igartiburu y decisiones que llaman tanto la atención como la de pagar un millón de euros al tenista Rafael Nadal simplemente para que atienda en exclusiva a los comentaristas de TVE después de los partidos.

Existen otros detalles que resultan absurdos como el alquiler de pantallas de televisión para determinados programas cuando se venden aparatos similares a menor precio o el gasto de 5.102 euros en el alquiler de una cámara de fotos durante 22 días, cámara que cuesta en el mercado menos de 1.500 euros.

Algunas cifras que ilustran los gastos del ente público son estos. En cuanto al fútbol, el coste de los derechos de la Selección se disparó en 2010 (35,8 millones de euros) respecto al año anterior (19,9 millones). También la Liga de Campeones duplicó su factura (de 15,7 millones a 33,9). Los Juegos Olímpicos de Londres 2012 cuestan 70 millones de euros por 15 días y ya están comprometidos los de Río de Janeiro por 55.

En cuanto a las ficciones, cada capítulo de Águila Roja cuesta más de 900.000 euros (11.400 el minuto). En los últimos contratos se redujo el precio un 3%. Mientras, que en Cuéntame, cada capítulo ronda los 850.000 euros (12.100 el minuto), aunque se ha rebajado un 3% a cambio de suprimir la cláusula que fija el precio definitivo en función de la cuota de pantalla. Con respecto a La hora de José Mota, cada minuto le cuesta a TVE 12.200 euros. Aunque, a diferencia de las series de ficción, que pueden ser redifundidas sin límites, en este programa de humor los derechos de explotación se limitan a tres pases.

El cine es en uno de los apartados en el que TVE gasta más dinero. En 2010, ascendió a 94 millones de euros, una factura que incluye cintas de los grandes estudios estadounidenses. La película más cara emitida ese año fue El código Da Vinci, que rondó el millón de euros y proporcionó una audiencia del 26,7% de cuota de pantalla.

Podéis seguir Telelocura en Twitter (@Telelocura)

Vía | El País

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *