2 febrero 2012 Adaptaciones, Internacionales, Nueva temporada, Profesionales, Series

El videoclub online Netflix lleva un tiempo tratando de hacerse un nombre en la ficción propia, queriendo asemejarse a HBO y Showtime con jugosos proyectos que, aún sin ver la luz, suenan muy bien. La prometedora House of Cards es la que de verdad podría dar al transmisor verdadero prestigio. David Fincher, uno de los cineastas más codiciados y brillantes del Hollywood actual, es el encargado de dirigir y producir un piloto que adapta al modelo parlamentario estadounidense esta cínica y pesimista fábula política que la BBC trasportó a la pequeña pantalla en 1990. Beau Willimon (nominado al Oscar por la mucho más positiva Los idus de marzo) escribe el guion. Delante de la cámara, el nivel tampoco disminuiye.

Kevin Spacey se mete en la piel del maquiavélico y manipulador Frank Underwood, líder de la mayoría en la Cámara de Representantes que, después de no obtener el puesto de Secretario de Estado, construye un entramado para derribar al Presidente. Su esposa, a la que interpretará Robin Wright, se mantiene siempre a su lado, pese a todo, y, dada la elección de la actriz, suponemos que su personaje ganará en importancia en esta versión.

El único carácter heroico -aunque también con sus defectos- en la historia es Zoe Barnes, una reportera de Washington que cree recibir un gran poder al convertirse en la favorita de Underwood, quien ve a la joven periodista como un arma más en su carrera hacia la Casa Blanca. Kate Mara, secundaria habitual vista por última vez en American Horror Story, dará vida a ésta. Curiosamente, su hermana pequeña, Rooney Mara, acaba de convertirse en Lisbeth Salander a las órdenes de Fincher, en la primera entrega americana de Millenium. El elenco, que todavía tiene varios roles importantes que rellenar, cuenta también con Kristen Connolly.

Netflix tiene tanta confianza en el proyecto que ya le ha concedido dos temporadas completas, sin siquiera haber comenzado la grabación. La británica era únicamente una mini-serie de cuatro episodios, que continuó con los años en To Play the King y The Final Cut, siempre protagonizadas por el magnífico Ian Richardson. Fincher comenzará a rodar en unas semanas en Baltimore, y, según sus propias declaraciones, está dispuesto a hacerse responsable de más de un episodio. El prestigioso guionista Eric Roth (Forrest Gump, Munich) sirve también de productor ejecutivo. Esto no es televisión, es Netflix.

Vía | Deadline Hollywood

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *