18 octubre 2013 Crítica, Profesionales, Programación, Series, Telecinco

Niños robados, una estupenda recreación de una terrible realidad

Niños robados tardó en estrenarse, pero tanto su primera parte como su desenlace han sido todo un éxito para Telecinco -compitiendo con rivales tan duros como Top Chef, Tu cara me suena o Águila Roja. Sin embargo, la TV Movie ha conseguido enganchar a muchísimas personas –más de cuatro millones en su primera parte y más de 3,5 millones en la segunda– porque la terrible realidad que cuenta produce un sentimiento de empatía y porque las actuaciones de su reparto son, en conjunto, bastante buenas.

Además, la producción ha mostrado detalles de calidad en su realización, mostrando que quería ir un poco más allá de la media de los productos españoles de ficción y lo conseguía. El primer capítulo, que se ambientaba en 1974, nos mostraba a unos terribles y repulsivos Sor Eulalia y doctor Mena, interpretados magistralmente por dos actorazos como son Blanca Portillo y Emilio Gutiérrez Caba. Una mención especial merece Portillo que conseguía que los espectadores odiaran a su personaje con una frialdad en sus palabras, una dureza en sus gestos y unos argumentos divinos más que dudosos.

Las expresivas Macarena García y Nadia de Santiago representaban a la perfección a dos madres jovencísimas e inocentes con vida en su mirada que era robada por la monja y el ginecólogo. Sin duda, uno de los momentos más angustiosos de la TV Movie era cuando el personaje de García (Violeta) daba a luz. Cabe resaltar las actuaciones de Silvia Marty y Belinda Washington -un papel pequeño, pero bien ejecutado.

En la segunda parte de Niños robados, han pasado treinta años y el protagonismo recae en Adriana Ugarte, que da vida a la hija de Violeta, Susana, que tras tener un hijo empieza a indagar en su infancia y se da cuenta de que fue adoptada. Esta actriz, una versión más madura y menos aniñada de Macarena García, posee la misma fuerza en su mirada y en su rostro. Sostiene sin problemas el desenlace de la TV Movie donde en unas pocas secuencias se ve a una Sor Eulalia muy anciana, que conserva su maldad intacta. Un pero serían las versiones adultas de Violeta (Manuela Paso) y Conchita (Pepa Aniorte) cuya falta de parecido físico, además de otras cosas obvias como la voz, la actitud corporal…, choca.

Niños robados no deja de ser una ficción, pero desgraciadamente recrea un hecho terrible que ha ocasionado mucho dolor a hijos, madres y familias y que la justicia no ha tratado como debiera. Esta recreación de varios de tantos de los casos que se vivieron en España ha ayudado a poner de actualidad un tema que debería ser aclarado -no acallado- y donde se tendrían de depurar responsabilidades.

Podéis seguir Telelocura en Twitter (@Teleocura)

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 octubre 2013
  2. Carmen Garay participa en la serie “Niños robados” de Telecinco | Carmen Garay 19 octubre 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *