16 septiembre 2015 Crítica, Profesionales, Programación, Series, TVE 1

Crítica de Olmos y Robles

Los adjetivos del titular son inocuos y quizás poco descriptivos o políticamente correctos, pero es que “Olmos y Robles” es así. No hace daño al espectador, le hace pasar un buen rato y sonreír de vez en cuando. Tras ver el piloto de la serie quise verificar mi percepción de su estreno, esperando a la emisión del segundo episodio y creo que eso fue un acierto.

El primer capítulo está montado y dirigido de una manera estupenda para vender el producto. Poniendo en una balanza la oferta de ficción española y el perfil del espectador de la televisión pública, elegir esta serie parecía una apuesta segura y los brillantes datos probaron que gustó (19,5% de cuota de pantalla y 3.309.000 espectadores).

Pepe Viyuela ha demostrado con creces a lo largo de su carrera profesional su capacidad como actor. Da vida a un personaje de apariencia sencilla, caótico, incluso invisible, pero con gran intuición en su trabajo en la Guardia Civil, seguro que a muchos el perfil os suena. En contraposición está Robles, Rubén Cortada, que irradia atractivo y que cuando no habla es creíble, pero al que aún le queda bastante camino en esto de la actuación, eso sí trabajo, no le va a faltar.

La naturalidad de la que carece el cubano sí se aprecia en otros miembros del elenco como Ana Morgade, Pilar Castro, Álex O’Doherty, Asunción Balaguer, Enrique Villén… Es de cajón, pero actuar bien consiste en que no se perciba que estás actuando y que el personaje se convierta en un ente real para el espectador durante la emisión.

Los seguidores de “Los misterios de Laura” seguramente habrán percibido las similitudes entre ambas ficciones. María Pujalte estaba grandiosa y era el centro de la primera serie, algo que no ocurre en el caso de “Olmos y Robles” que propone tramas secundarias para captar a un mayor público que aportan poco. Tras ver el segundo capítulo, de nuevo un éxito de audiencia (18,8% de share y 3.332.000 espectadores), me quedaría con Laura, sin lugar a dudas, lo que no excluye que esta ficción aporte una dosis de entretenimiento agradable y sin grandes pretensiones que nunca está de más.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *