14 mayo 2011 Actualidad, Antena 3, Corazón, TV y sociedad

jose1.jpg
Hace sólo una semana que el torero José Ortega Cano concedió una entrevista en exclusiva en DEC. Fue una entrevista tensa y difícil donde los colaboradores no tuvieron ningún pudor a la hora de plantear ciertas preguntas, o más bien, a la hora de afirmar que Amador Mohedano o Rosa Benito habían sido muy críticos con él en ciertos momentos. Pero incluso las personas más pacientes y amables tienen un límite como bien pudimos comprobar ayer, gracias a una llamada de teléfono que el torero realizó a DEC para pedir respeto. Aseguró que se encontraba muy mal, pero lo más sorprendente de todo esto, es la poca humanidad de un programa de corazón que ante semejante reacción, no se plantea ni por un momento, si puede que tal vez, se estén equivocando en algo. Está cansado de que se hable sobre su condición sexual o sobre sus problemas con el alcohol. ¿Desde cuando se piensa que para ayudar a una persona que lo está pasando mal lo que debes hacer es contar las debilidades ajenas en un programa de televisión?

El tema daría mucho para hablar desde un punto de vista ético y moral. Pero es una pena que un torero que tiene muchos años de trayectoria a sus espaldas tenga que convertirse en protagonista por temas tan polémicos. Al igual que también es una pena que a veces, ya no se respete ni siquiera a aquellos que ya han muerto.


Ayer la sobrina de Ortega Cano, Conchi Mora se sentó en el plató de DEC, nuevamente, para hablar de su tío. ¿No sería más lógico llamarle por teléfono para hablar con él en privado y demostrarle el cariño? En contraste con esta imagen tan polémica, me quedo con un momento del programa que presenta Maria Teresa Campos y Rocío Carrasco en Canal Sur. Ayer, la hija de Rocío Jurado se emocionó al ver unas imágenes de ella cuando era niña junto a su madre.

Vía | Antena 3

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *