20 julio 2015 Crítica, Reality show, Telecinco

Pasaporte a la isla, low cost aburrido

Telecinco lleva unos meses fantásticos encadenando reality shows. Gran Hermano 15 fue seguido por Gran Hermano VIP 3 y este por Supervivientes 2015 y en la época estival ha querido seguir estirando el chicle con Pasaporte a la isla. El espacio es una improvisación similar a Campamento de verano que emitía la cadena en 2013. Es decir, su máxima es el low cost, es decir el bajo coste en todo los ámbitos (infraestructura, concursantes…) y a pesar del género del que estamos hablando, se nota.

La entidad de los participantes como personas conocidas por la audiencia se reduce casi por completo al universo Telecinco/Cuatro. Difícilmente sabrán quiénes son, los espectadores que no sigan Mujeres y Hombres y Viceversa, ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, Adán y Eva o Sálvame. Evidentemente esto le da mucho menos morbo que contar con Belén Esteban o Chabelita y le quita la “espontaneidad” de los anónimos que entran en Gran Hermano.

Suponemos que para reducir gastos y de paso para fomentar la discusión y polémica que alimentará a los programas de Divinity y Telecinco a los concursantes a las instalaciones de Telecinco. Allí realizaron la prueba de la inmunidad dentro de disfraces de animales de peluche que se asemejaban a los personajes que se encuentran en la Puerta del Sol de Madrid y que de vez en cuando se pelean.

Las pruebas a lo Supervivientes de saldo, la falta de comida, que tengan que hacer fuego y que coman coco… son situaciones extrañas si te encuentras a unos pocos kilómetros de Madrid. La justificación está clara: buscan un pasaporte al reality de supervivencia, pero queda raro.

El formato conserva colaboradores del espacio que presentó Jorge Javier Vázquez hasta el pasado domingo y aunque Jordi González también es un todoterreno en lo que a formatos se refiere, yo eché en falta al primero. Los propios colaboradores se delatan a la hora de interaccionar con los participantes del espacio y tienen muy presente que no les conoce nadie, por lo que no los tratan como a otros que no hace mucho estuvieron sobreviviendo en Honduras. Finalmente el bajo coste es lo de menos, si hubiera sido tan divertido como nos lo vendían…, pero Pasaporte a la isla fue low cost aburrido.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Pepi Valladares feliz con su entrada en Pasaporte a la isla 31 julio 2015
  2. Pepi Valladares feliz con su entrada en Pasaporte a la isla | Mujer100.com 31 julio 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *