26 abril 2012 Crítica, Programación, Series, Telecinco

El notable trabajo de Patricia Vico ha sido el punto fuerte de la miniserie de dos capítulos sobre la vida de Carmen Ordóñez, que ayer finalizaba en Telecinco. En cuanto a datos de audiencia, se puede decir que la valoración es positiva: su primer capítulo superaba los tres millones de espectadores con 3.063.000 y 16,2%, teniendo como competencia a Con el culo al aire, y el desenlace que, comenzaba a las 23.23 tras el Real Madrid-Bayern de Múnich, obtenía 2.512.000 y 17,9%.

Si el primer episodio fue bastante benévolo con su protagonista, el segundo fue algo distinto, ya que mostró los episodios más negros en la vida de Carmen en los que primó el desencontrol, las malas compañías, la sombra de los malos tratos y sus ingresos en clínicas de desintoxicación. En la primera parte de la serie, sobre todo los más jóvenes vivimos pasajes de la vida de la “Divina”, que no conocíamos, y este inicio sirvió para marcar las líneas que harían que perdiera el control de su vida en el desenlace, dejando su relación con Julián Contreras y sobre todo casándose por tercera vez con Ernesto Neira.

Los perjudicados de esta serie son claramente Ernesto Neira, porque se ha vuelto a reavivar la pesadilla que fue su matrimonio, y Fran Rivera porque se da a entender que no hizo todo lo que pudo para ayudar a su madre, sobre todo desde el punto de vista afectivo y que no apoyó a su hermano Julián en cuanto a la necesidad de que recibiese tratamiento. No es de extrañar que Francisco haya opinado en Twitter de esta manera sobre la miniserie: “No creo que sea necesaria la mentira, contando la verdad sería más que suficiente. Fue una mujer increíble y todo lo que soy se lo debo a ella”. “En Telecinco manipulan todo, donde salgo yo hablando es de otros programas, y lo utilizan para dar veracidad y morbo. La ley en este sentido no nos apoya”. Mientras lo que mejor parados salieron fueron: Julián Contreras y su hijo Julián Contreras Jr., a los que se mostró como los referentes positivos para Carmen .

Llama la atención que en la segunda parte de la serie se evitará mencionar algunos nombres de personas muy cercanas a la “Divina”, al menos yo no los escuché. Lo peor, el exceso de saltos temporales, sin transiciones coherentes, que hizo que me perdiera en el tiempo en más de una ocasión. Da la impresión de que tuvieron que cortar y la mayoría de las veces, esto hace que se pierda el sentido de lo que se cuenta. Al final de su vida, decidieron mantener a una Carmen, delgada, y optaron por no “engordar” a Patricia Vico, algo que choca con la imagen que tuvimos de ella en sus últimos años de vida.

Sin duda, Patricia Vico, protagonista absoluta, salvó la miniserie de Cuarzo porque en líneas generales, fue bastante menos entretenida que la cómica “Mi gitana”. Por cierto, a pesar de desvincularse del proyecto creativo, Julián Contreras Jr. estuvo en plató dando su opinión sobre la miniserie que decidió no ver.

Podéis seguir Telelocura en Twitter (@Telelocura)

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *