27 noviembre 2016 La Sexta

Pesadilla en la cocina es mucho más
El programa Pesadilla en la cocina se está convirtiendo en un auténtico fenómeno de la televisión. Chicote ejerce de coach y ayuda a hosteleros en apuros para sacar adelante su negocio. Sin duda, el trasfondo humano y las dificultades de las relaciones personales están presentes en Pesadilla en la cocina. Problemas de comunicación, falta de liderazgo por parte del jefe, falta de formación profesional e inexperiencia son solo algunos de los ingredientes habituales que se observan en las distintas tramas de Pesadilla en la cocina.

Otros aspectos visibles son la falta de unidad del equipo o cómo afecta al plano personal el emprendimiento en hostelería, un sector marcado por horarios muy exigentes. Esta y otras razones convierten Pesadilla en la cocina en un programa que también ofrece lecciones de psicología humana y emprendimiento.

Pesadilla en la cocina es un programa que también muestra casos de síndrome del quemado, es decir, profesionales que tienen su motivación bajo cero a pesar de que, en algún momento, sintieron una auténtica vocación por la hostelería. Pesadilla en la cocina refleja cómo casi siempre, los problemas graves de trabajo afectan de forma directa al plano personal porque para un emprendedor es muy difícil separar ámbitos cuando existen además, problemas económicos.

Chicote analiza el punto de partida de cada caso, el contexto. Y a partir de allí, traza un plan de acción como guía, para reconducir una situación que está boicoteando el éxito potencial de un negocio. Sin embargo, el programa también muestra cómo existen personas que se resisten al cambio y no hacen autocrítica de su situación.

Página Oficial | LaSexta

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *