28 noviembre 2016 Programación, Reality show, Telecinco, TV y sociedad

Rebeca muestra su disconformidad con Gran Hermano 17 posando en Interviú

Rebeca, la quinta expulsada de Gran Hermano 17, vuelve a llevar a la portada de Interviú a una concursante del longevo reality show. La madrileña, de 29 años, además de realizar un sensual posado, muestra su disconformidad con la organización del programa y opina sobre los motivos que están haciendo que esta edición esté teniendo un menor seguimiento por parte de la audiencia.

En la revista asegura: “Quiero explicarme. Me lo merezco. Lo necesito”. Rebeca explica que necesita que se la escuche y que se le dediquen los minutos que se le negaron en Gran Hermano 17. Sus reivindicaciones son claras: “Salí en la noche de Halloween y no tuve entrevista, no tuve preguntas de debate como el resto de mis compañeros y luego creo que hubo un debate que se me llamó y se me sentó en el público… eso no me ha gustado”. “Pido entrevista, despedida y un debate. Como han tenido todos”, añade.

Relata que fueron a buscarla a su trabajo para que se convirtiera en una de las candidatas a sustituir a Álvaro, expulsado disciplinariamente. Asegura que nadie le dijo que no pudiera contarlo y que advierte que después de que esta selección “a dedo” tuvo que pasar las mismas pruebas que el resto de concursantes.

En cuanto a sus compañeros no guarda un buen recuerdo de la mayoría porque el recibimiento no fue bueno. “Mis compañeros no me recibieron bien ni me dieron la oportunidad de darme a conocer. Menos Miguel, Noelia, Fernando y Clara. Más tarde estuvieron con el hacha de guerra conmigo. Con desconfianza porque venía de fuera y traía buen rollo. Me decían que era una bienqueda”, apunta. Asegura que Meritxell fue víctima de sus inseguridades porque ella no hizo nada con Alain y comenta que si hubiera tenido un físico menos agraciado, no habría despertado sus celos. “Si ser libre y moderna es ser una cachonda y calentorra, pues venga. Lo prefiero a ser una cutre”, confiesa.

También comenta que esta edición está siendo muy cañera y juvenil y que se ha perdido la esencia del programa, la convivencia. Además cree que la audiencia no ha conectado con Gran Hermano 17 porque existe poca variedad de perfiles entre los concursantes. Algo que quiere dejar claro con su posado es que no tiene un pelo de tonta.

Vía | La Cosa Rosa

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *