13 junio 2013

¿Häagen-Dazs o Bradley Cooper? Esa es la elección que hace una bella mujer que comparte una fiesta llena de lujo y sofisticación con la estrella de Hollywood. En un entorno privilegiado, decorado a la perfección, aparece en escena una tarrina de Häagen-Dazs que ratifica lo deliciosos y seductores que son los helados de la marca. Aunque cuenta con muchas variedades, el nominado al Oscar se decanta por el chocolate y ajeno al mundo, se dispone a saborearlo hasta que siente que alguien no puede apartar su mirada de él.

Una guapa morena le observa con osadía y como un galán de libro, Cooper utiliza su bonita mirada y le muestra una resplandeciente sonrisa. La misteriosa invitada no se anda con rodeos y le lleva a una habitación apartada donde se inclina hacia él. Entonces, el actor se derrite, seguramente más que su Häagen-Dazs y ella aprovecha para quitarle el helado y dejarle con las ganas de algo más.

Bradley Cooper piensa que mostrarle la cuchara, le ayudará a recuperar el helado y llamará la atención de la joven. Pero, la cremosa textura y el delicioso sabor del chocolate han conseguido vencerle en un terreno que domina: la seducción y el arte de conquistar en los más exclusivos ambientes.

¿Qué habría pasado si el spot hubiera continuado? Seguramente el intérprete habría pedido que le dieran otro Häagen-Dazs para disfrutar de un placer muy dulce y al alcance de todos. Imposible resistirse cuando se puede disfrutar de algo tan delicioso a tan solo unos metros.

También te puede interesar