5 octubre 2011 Animación, Cancelaciones, Internacionales, Nueva temporada, Profesionales, Series

La crisis ha llegado a las cadenas televisivas, y los contratos millonarios parecen más difícil de firmar que nunca. Si ayer hablábamos del oscuro futuro de Dexter por culpa de las negociaciones con Michael C. Hall, ahora Fox se atreve a tocar la gran institución de la animación. Los Simpson podría estar en peligro por la necesidad de cortar el sueldo a las seis voces protagonistas, pero la ecuación es muy más complicada.

En su vigésimo-tercera temporada, Dan Castellaneta (Homer), Julie Kavner (Marge), Nancy Cartwright (Bart), Yeardley Smith (Lisa), Hank Azaria (Wiggun, Moe, Apu…) y Harry Shearer (Flanders, Kent Brockman, Skinner, Burns…) cobran, cada uno, alrededor de 8 millones anuales por 22 semanas de trabajo (casi nada…), ingresos que la productora quiere podar hasta un 45%. Los intérpretes estarían dispuestos a contemplar el recorte, a cambio de una serie de beneficios porcentuales derivados del descomunal merchandising y las repeticiones en sindicación. Una petición que llevan planteando desde hace años, pero que Fox, que incluso ha amenazado en varias ocasiones con sustituirlos por otras voces, nunca ha escuchado.

Sin embargo, la respuesta de 20th Century Fox sigue siendo negativa. Firman el contrato, o la serie no tendrá vigésimo-cuarta temporada. Y es que la cadena seguirá ganando dinero a espuertas con la producción de Matt Groening y James L. Brooks, precisamente gracias a las inversiones en sindicación. Como ha ocurrido con ficciones largo tiempo finalizadas como Friends y Seinfeld (que siguen emitiéndose con éxito), las ventas darían 750 millones de dólares de ganancias por derechos de emisión a News Corp., sin ninguno de los costes de producción. Se dice que distribuidores de cable y online podrían pagar hasta uno o dos millones por capítulo, y estamos hablando de una librería que cuenta con 506 episodios. La productora incluso tiene la opción de vender los capítulos paulatinamente, haciendo que su valor no sea perecedero.

Estos acuerdos pueden ser tan beneficiosos que, gracias a su buen funcionamiento, otras series animadas como Padre de Familia o Futurama han renacido de las cenizas para volver a rodar nuevas temporadas. Dado que los actores solo cobrarían lo referente a lo obligado por sus sindicatos, bajo este acuerdo y a corto plazo, a la compañía le sale mejor cerrar la serie, lo que llevaría además a incrementar sus acciones en bolsa. Para Fox el modelo financiero de Los Simpson ya no es productivo.

Olvidándonos del beneficioso modelo de negocios, Fox también sabe que con la cancelación del trato podría poner las miradas de muchos fans sobre sus cabezas, cancelando la mayor franquicia de su historia (la mayor franquicia, posiblemente, de la historia de la televisión). Sin entrar a analizar tampoco la calidad del productor, que se ha convertido en un mero reflejo de lo que fue, hacer públicas las negociaciones puede ser un sistema de presión más de la compañía para que, al final, las voces firmen, y así, en apariencia al menos, todos queden contentos.

Habrá que esperar para conocer el resultado final, pero la batalla se presenta interesante.

Vía | The Hollywood Reporter

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Los Simpson se salvan in extremis con dos temporadas más 8 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *