24 diciembre 2015 Programación, Reality show, Telecinco

Sofía Suescun vence en Gran Hermano 16
Sofía Suescun se convertía en la ganadora más joven de Gran Hermano en España con 19 años. La estudiante de psicología y modelo vencía con un 60,7 por ciento de los votos a Aritz Castro, segundo clasificado. Tras una entrevista en la que el vasco intentaba preservar al máximo su intimidad, este se sentaba junto a su amigo Han y se cogían las manos, mientras escuchaban a la ganadora.

Esta era recibida por su madre, Maite, que fue la primera expulsada de Gran Hermano 16 y por sus grandes apoyos en el concurso: Marta y Niedziela y por su “interés amoroso”, Ricky. Comentaba a Mercedes Milá que estaba alegre y pasaban a ver vídeos en los que se mostraban dos puntos a los que se agarraban sus detractores: “siempre ha estado detrás de un hombre” y “se ha hecho la víctima”. “A mí no me parece haber vivido a la sombra de los hombres”, explicaba y añadía: “Cuando un chico me gusta y me hace “tilín”, me encierro mucho en el tema”.

Admitía que lo pasó mal cuando Raquel y Suso estaban juntos, pero había optado por expresarlo y no hacerse la víctima yéndose a un rincón a llorar. También le pusieron vídeos de cómo había trascurrido la relación entre la extremeña y el catalán fuera y le quedó claro que nunca han sido pareja.

Mercedes Milá, que contaba que tenía a sus sobrinas en las gradas, daba su opinión sobre la victoria de la navarra: “Has ganado porque la gente joven ha visto que eras como ellos en lo bueno y en lo malo, porque has vivido de verdad”. A lo que ella respondía: “No se puede estar fingiendo todos los días, las 24 horas”.

También le daba tiempo a opinar brevemente sobre el tema Aritz y Han y aseguraba que en muchas ocasiones había visto a su amigo “retenido” por el vasco. La relación de Amanda con Suso y sus descalificativos hacia ella se hacían un hueco, pero aquí tenía a su amiga Marta para defenderla. Se puede decir que la ganadora mostraba que tiene muchísima sangre fría en su entrevista y se inmutaba lo justo.

Reconocía que fue difícil convivir con su madre, pero acepta cómo es y contaba que su manera de actuar en la casa no le sorprendió porque es así. La situación no fue fácil con ella concursando, aunque su consuelo era que los demás no sabían, al menos al principio, que eran madre e hija. Sorprendía diciendo que no volvería a entrar en Gran Hermano porque echaba de menos su libertad y saber cómo estaban sus seres queridos. Podíamos ver una lagrimita brotando de sus ojos cuando Paula González, ganadora de Gran Hermano 15, le entregaba el maletín, lo que es igual a 300.000 euros de premio.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *