28 octubre 2010 Cancelaciones, Internacionales, Nueva temporada, Series

razorcylons

Algo cambió en SciFi cuando se despidieron de Battlestar Galactica, alabada serie de marca durante años que con su salida incluso trajo un cambio de nombre y de política de emisión. Mini-series y tele-filmes fantásticos han sido el sello de SyFy desde entonces, pero queriendo guardar el recoveco de Ronald D. Moore y su equipo, la cadena dio vida a Caprica, un spin-off de la mencionada franquicia que dejaba una esperanza a los desolados (y bastante desilusionados con el final de Galáctica) fans. Diez capítulos emitidos después, y muchos meses de espera entre ellos, los ejecutivos deciden cerrar esta producción que, pese a que nunca contó con un público fiel como su originaria, se iba haciendo más interesante con el tiempo.

No obstante, parece que la cadena dedicada a la ciencia-ficción sigue pensando que las precuelas del remake pueden funcionar, y para ello se interesan ahora en un proyecto a mitad de tiempo -entre Galáctica y Caprica-, en la primera guerra Cylon y con el punto de conexión habitual, William Adama. Presentado como un drama bélico en el espacio, Battlestar Galactica: Blood & Chrome (¿les ha gustado el título de Spartacus: Blood and Sand?) nos lleva hasta los diez años de la contienda donde conocer a fondo este futuro almirante de la flota recién salido de la escuela militar. El final del conflicto, narrado también bajo la perspectiva del personaje formado por Edward James Olmos, ya lo vimos en los flashbacks especiales creados para la película especial Razor (entonces interpretado por Nico Cortez), pero ahora posiblemente conoceremos a algunos de los personajes de la serie madre rejuvenecidos (o quizás a los de Caprica envejecidos). Dedicado al cine, Moore estará esta vez fuera del encargo, relegado a su socio David Eick y el guionista habitual Michael Ryan.

La política, la propaganda y las batallas de naves serán de nuevo foco central de esta producción que en un primer momento iba a ser relegada a la web pero que gustó tanto que ha acabado como un piloto, con posible continuidad. Su creador la ha comparado con filmes como En Tierra Hostil, y el enfoque de las guerras de Iraq y Afganistán. Veremos lo que sale de esta idea, y si dura algo más que Caprica, cuya emisión termina el 2 de noviembre para retomarse -y finalizar abruptamente- en algún punto de 2011.

Contado a fuego lento, y mientras tocaba temas espinosos como la religión, el terrorismo o la tecnología, Caprica estuvo manchada desde el principio por los problemas entre bambalinas y los movimientos de show-runner que han hecho a la historia cambiar de rumbo en varias ocasiones, y no dejar claro al espectador lo que quería contar. Aunque sintiéramos que su planteamiento era interesante, y sus argumentos podrían desarrollarse con un sinfín de posibilidades en un hipotético futuro, el proyecto nunca acabó demostrándolo (al menos en lo visto hasta ahora) y, en ocasiones, parecía que daba vuelcos en nuevos terrenos sin saber muy bien a qué atenerse, sin una temática fija y un final claro. Nos entristece que no veamos acabar lo que pudo ser un gran producto, pero, a su vez, entendemos el desconcierto de un público bien intentando buscar un entretenimiento sano o un drama adulto, cínico y cerebral, y que al final del capítulo se quedaba entre dos tierras, sin adentrarse del todo en ninguno de los planteamientos y perdido en un mare magnum de personajes a los que se les podría haber sacado más jugo.

Vía | Deadline Hollywood

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El Titanic televisivo volverá a zarpar en 2012, por partida doble 1 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *