10 febrero 2017 Programación, Reality show, Telecinco

La tensa gala de Gran Hermano VIP 5 acaba con la expulsión de Aída Nízar

La gala de ayer de Gran Hermano VIP 5 se caracterizó por ser tensa, tanto en la casa como en el plató. Jordi González dio paso a un buen número de vídeos que mostraban peleas, discusiones, faltas al respeto y en plató la cosa no iba mejor con la presencia del padre de Elettra Lamborghini y su enfrentamiento contra la madre de Aída Nízar y después contra esta que fue la cuarta expulsada de la edición con un 69,69 por ciento de los votos. La expulsión sorprendió a la protagonista y llenó de alegría a sus compañeros en Guadalix -que fueron nominados al completo de forma disciplinaria.

Aída Nízar fue la protagonista de la gran mayoría de los vídeos. La enviada de Dios sacó de quicio a la mayoría de la casa y solo logró congeniar con Alonso Caparrós, expulsado la semana pasada, y con Alejandro Abad, el único del que se quiso despedir.

Los enfrentamientos más duros los vivió con Elettra que al ser molestada e incordiada se ha descubierto como una persona temible que como ella bien dice “no tiene límites”. Aída Nízar lo tenía claro cuando hablaba con Jordi González y le decía que era “la peor persona que había conocido” y a sus padres, tanto Tonino como Luisa Lamborghini estuvieron en el plató, lo siguiente: “¡Qué vergüenza tener una hija así!”.

Tampoco tenía palabras bonitas para Alyson Eckmann de la que decía que tenía que irse al parque de El Retiro sola porque carecía de amigos y que era una persona que mendiga amor. Explicaba que ella ya se hubiera metido en la cama con Marco Ferri si esta le hubiera dado pie. Además mandó un mensaje a la novia del italiano, Aylén Milla, y le dijo que no se preocupase que su chico solo está jugando sus cartas para seguir en el reality y dar a la audiencia lo que busca.

Con respecto a Aless Gibaja insistió en que su olor corporal es terrible y que no se ducha lo que debiera. Sacó al influencer de sus casillas y logró que mostrara su cara más oscura. En la fase final de la expulsión se enfrentó contra Irma Soriano a la que tampoco dedicó precisamente piropos. Aunque le tenía una gran estima profesional, todo eso se ha acabado tras convivir con ella y ver cómo ha defendido a Elettra. Comentó que se come las ilusiones y que absorbe la energía de la felicidad.

Tan solo quiso despedirse de Alejandro Abad al que dedicó unas preciosas palabras alabando su labor como marido, madre, amigo y también su faceta como compositor. Además le dijo: “Guárdame esa tortilla de patata que a lo mejor vuelvo”.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *