18 febrero 2014 Antena 3, Crítica, Estrenos, Profesionales, Programación

Velvet, una decepción

Escuché unos días antes del estreno de Velvet que en Bambú producciones no se atrevían a decir que era un serie magnífica, pero eso daba un poco igual porque con su promoción Antena 3 nos hizo creer que veríamos una ficción que nos dejaría con la boca abierta. El envoltorio es bonito, pero las comparaciones son odiosas y aunque lo sean, a los humanos nos cuesta no hacerlas.

Tras el buen sabor de boca que ha dejado en el recuerdo de la audiencia “El tiempo entre costuras”, una ficción que transcurre en la década de los cincuenta como Velvet, les conduciría hacia la serie protagonizada Adriana Ugarte -que se sitúa en las dos décadas anteriores en una España más real que la de las galerías, sin duda-, pero poco tienen que ver. Sin embargo, este no es el mayor problema de Velvet que, lamentablemente quería que me gustase y me ha decepcionado.

No solo hace falta un envoltorio bonito, sino que su contenido cumpla lo que promete. Paula Echevarría no es Adriana Ugarte, objetivamente la segunda es mucho mejor actriz. Sin embargo, la esposa de David Bustamente se ha creado una marca a su alrededor que ayuda a sumar a adeptos a todas las causas que ella encabeza. Miguel Ángel Silvestre es muy atractivo y si no tuviera que hablar sería perfecto. La suma de ambos nos debería dar una pareja protagonista con un mínimo de “feeling”, yo no lo he visto y eso hace que las secuencias chirríen y chirríen.

Con lo anterior ya contaba, pero esperaba que el reparto de secundarios solucionara, en lo posible, las carencias de los protagonistas, pero no. Quizás porque era el capítulo de presentación y se tenía que centrar en los “Romeo y Julieta de las Galerías Velvet“, por lo que no se ha dejado que el resto brillase demasiado. Eso sí, están ahí y cuando comiencen a desarrollarse sus tramas, quizás esto mejore un poco.

Lo que más me molesta es que gran parte del capítulo me he estado preguntando: “¿Para qué nos cuentan todo esto?” Se han recreado demasiado tiempo en algo tan trillado como una historia de amor imposible, a un ritmo demasiado lento y cursi, para hacia el final introducir el elemento “muerto” del piloto. Esto ha abierto una línea que tampoco parece nada del otro mundo: “Te quiero, pero eres pobre, así que sacrifico nuestro amor porque tengo que salvar mi negocio familiar y necesito una esposa rica”.

Esperemos que el camino “Alberto empieza a ver todo los secretos que hay a su alrededor se potencie”, el problema es que Silvestre no es solvente como Emilio Gutiérrez Caba o Tristán Ulloa (Gran Reserva); Roberto Enríquez (Hispania); Víctor Clavijo (Gran Reserva: El origen); Lluis Homar (Imperium) y también me gustaba más Yon González (Gran Hotel). La seguiré viendo, al menos el segundo capítulo, para ver si mejora -por cierto, casi cinco millones de personas siguieron el piloto.

Podéis seguir Telelocura en Twitter (@Telelocura)

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El romance de Dani Martín y Blanca Suárez, portada de Lecturas 19 febrero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *