19 agosto 2016 Crítica, Docu Reality, Estrenos, Profesionales, Programación, Telecinco

La vida de Las Campos causa una gran revuelo mediático

Las Campos se estrenaba ayer en Telecinco dominando la noche del jueves. María Teresa Campos y su hija Terelu revolucionaban las redes sociales al mostrar sus casas y su manera de vivir en el docu-reality, que debutaba tratando los hábitos alimentarios. Twitter diseccionó hasta el mínimo detalle de lo que se veía y escuchaba y no tardó la red social en inundarse de fotos y vídeos llenos de humor y crítica.

En el debate posterior, María Teresa Campos comentaba que no leería las críticas y que se centraría en la audiencia porque considera más importante su salud y su hija Terelu confesaba que relativizaría las críticas negativas, si los datos eran buenos. El resultado fue bueno y el programa lideró superando los registros del Deluxe la semana pasada. Pero, siempre hay que ir con cautela en lo que se refiere a los estrenos y ver cómo evoluciona el docu-reality en posteriores entregas.

Como suele ocurrir en este género televisivo, a las protagonistas se les coló una estrella involuntaria. Las redes dieron visibilidad a María, la empleada del hogar de María Teresa Campos. La mayoría de las opiniones expresaban su descontento con la manera en la que trataba la matriarca de las Campos a la trabajadora. En el debate posterior, una llamada de María intentó aplacar los comentarios, explicando que ella llama señora a Campos porque lo hace con todas las personas mayores que ella. Además aseguró que se siente bien tratada por su empleadora.

La manera de vivir de las Campos crispará a muchos, por considerarlas clasistas; producirá envidia a otros a los que les gustaría que les llevaran el desayuno a su habitación y probablemente algunos admirarán la vida de madre e hija.Gustó más Terelu que María Teresa, tal vez porque la colaboradora de Sálvame miró a la cámara unas cuantas veces con aire calmado y sincero para decir que se sentía a disgusto con su cuerpo. Eso generó empatía. Sin embargo con respecto a esto y a su relación con la comida, su discurso incurrió en unas cuantas incoherencias que fueron señaladas en el debate. También se soltaba Terelu a la hora de hablar de sus relaciones y confesaba que ahora su cuerpo le crea muchas inseguridades y que no se siente capaz de desnudarse ante un hombre. Revelaciones como estas engancharon a la audiencia.

En líneas generales, el programa resultó poco fluido y algo forzado, pero esto no es ficción y a pesar de las situaciones delimitadas por un guion, se escucharon y vieron algunos momentos notables dentro de los parámetros del género. Tras ver el resultado es fácil saber que la manera de vivir de las Campos crispará a muchos, por considerarlas clasistas; producirá envidia a otros a los que les gustaría que les llevaran el desayuno a su habitación y probablemente algunos admirarán la vida de madre e hija.

En el debate por supuesto hubo polémica “made in” la Fábrica de la tele. Las declaraciones de Jorge Javier Vázquez en Lecturas no gustaron a María Teresa como tampoco que Antonio Rossi insinuara que sus hijas pensaban que Bigote Arrocet se aprovecha de ella. Terelu amenazó con demandar a los que insinúen o transformen titulares para dar a entender que bebe más alcohol de la cuenta. Estos temas y otros los podéis leer en La Cosa Rosa.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *