Adán y Eva, éxito de los desnudos y de la incultura en Cuatro

Adán y Eva, éxito de los desnudos y de la incultura en Cuatro

Escrito por: Elisa Blanco   @elisiya    22 octubre 2014     21 Comentarios     3 minutos

El programa de Cuatro demostraba ayer que interesaba mucho, al menos en el universo Twitter, y se convertía en Trending Topic global número 1. Esta mañana los datos de audiencia refrendaban el interés que tuvo el programa en esta red social y le daba a Cuatro un excelente dato con un estreno que rozó los tres millones de espectadores (2.816.000 y 14,8%). Con esa cifra superaba a Hermanos en Telecinco, a El taquillazo de laSexta y al cine de La 1 y solo se quedaba por detrás de Velvet en Antena 3.

Los responsables de Adán y Eva se esforzaron en indicar que querían mostrar los desnudos con toda naturalidad y que no iban a emitir las relaciones íntimas que mantuviesen los concursantes. Está claro que en un principio ver a personas desnudas en Cuatro, puede llamar la atención, pero según avanza el espacio no es eso lo que más puede escandalizar a un espectador medio.

Ayer vimos a cuatro jóvenes aspirantes a encontrar el amor: Alejandro, Sonia, Estela y Luis -de Córdoba, Zaragoza, Barcelona y Madrid- y todos con un perfil muy parecido al de los tronistas y pretendientes de Mujeres y Hombres y Viceversa, excepto el último al que probablemente la tronista de turno -vistos los gustos de las que recalan en el trono- no hubiera elegido.

Sin embargo, fueron Luis y Sonia los que hicieron “edredoning” en la isla y es que a la maña -sin trabajo-, que buscaba un hombre con dinero con un Mercedes y un BMW e incluso un barco, le brillaron los ojos cuando se enteró de que el padre del madrileño tenía un concesionario de coches. Además, Alejandro, camarero, ya había demostrado que le gustaba más Estela que contaba que estudia para convertirse en maquilladora de cadáveres.

Pero, dejando a un lado los cuerpos desnudos y los cadáveres, lo que más miedo dio fue la incultura de los participantes, siendo justos, sobre todo la de ellas. Estela se lucía al desconocer el significado de la palabra polivalente, qué era el Manzanares y la Alhambra. Esto hizo que sonasen frases como estas: “Culturamente no vale para nada”, decía Luis y en otro momento, Alejandro suavizaba la incultura de la joven explicándole que la Alhambra está en Granada, no en Córdoba, pero que si ella quería le montaba una en su ciudad. En cuanto a Sonia, se definió como anárquica para argumentar el motivo por el que no le interesaba el arte, pero Luis no entendía qué tenía que ver la anarquía para que no le gustase el arte.

Un enorme despropósito cultural donde los desnudos pasaron a un segundo plano para muchos de los espectadores y que encendió las redes sociales con comentarios que seguían tres vertientes: los desnudos, la falta de cultura y la escasa calidad del espacio. Por cierto, Alejandro y Estela se convirtieron en los primeros Adán y Eva del programa, ya que salieron juntos del mismo y al final, se conocieron vestidos.

Podéis seguir Telelocura en Twitter (@Telelocura)


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.