Adriana Abenia concede una entrevista a Vanitatis

Adriana Abenia concede una entrevista a Vanitatis

Escrito por: Maite    1 agosto 2011     Comentario     2 minutos

La verdad es que se echa mucho de menos a Adriana Abenia en Sálvame porque ella representaba el lado más dulce del programa presentado por Jorge Javier Vázquez. Ahora mismo, la guapa aragonesa está disfrutando de sus vacaciones y de su tiempo libre, pero eso sí, sigue formándose. Asegura que está asistiendo a clases de técnicas de voz. Pues bien, Adriana Abenia ha concedido una entrevista en la que ofrece titulares de lo más interesantes.

Este es el recuerdo que ella guarda de su paso por Sálvame: “Creo que mi tiempo en el programa ha sido el adecuado para adquirir cierta popularidad, soltarme ante las cámaras. Además de trabajar en un registro que me resultó atractivo al pisar ese plató y aprender tanto de lo bueno como de lo malo que se cuece en ese cortijo”. Su mayor temor siempre fue encasillarse en el personaje, es decir, ella quiere evolucionar. Tiene un proyecto a la vista pero no quiere desvelar datos hasta que llegue el momento oportuno. Sus fans pueden seguirle a través de twitter.


Tiene palabras de cariño hacia Jorge Javier Vázquez y su éxito: “Es merecido. Aunque creo que debería trabajar también los fines de semana (risas). Jorge Javier es un gran comunicador y cebador de contenidos. Me sorprende el control que tiene de todo lo que rodea al programa, es alucinante comprobar cómo se sabe el nombre de todo quisqui. Pero incluso los cracks a veces se equivocan“. Cree que la sustitución de Chiqui ha sido acertada. Es agradecida porque es consciente de que toda su experiencia profesional la ha tomado gracias a Sálvame y también, gracias a Aragón TV. Su adiós definitivo del programa no tuvo nada que ver con motivos económicos sino con asuntos de lo que ella estaba dispuesta o no a hacer.

Vía| Vanitatis


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.