American Horror Story, la felicidad tras la muerte

American Horror Story, la felicidad tras la muerte

Escrito por: Antonio Acuña    25 diciembre 2011     Comentario     4 minutos

American Horror Story termina la temporada con un buen final en el que nos resuelven casi todas nuestras incognitas.

Cuando comentamos el piloto de American Horror Story, muchos vaticinaron el batacazo de esta al tratar un género tan olvidado y a la vez intentar ser remodelado al gusto de Ryan Murphy. Una apuesta arriesgada. Asesinatos en el sótano, espíritus en la oscuridad, violaciones,… típicas situaciones envueltas en una originalidad que la ha sostenido durante toda una temporada.

Al ver los primeros capítulos de la serie, todos ya teníamos pensado un final para las diferentes tramas que se iban sucediendo. Es esta una de sus mayores virtudes: conseguir enganchar al espectador con un ritmo apabullante, historia tras historia, muerte tras muerte. A toro pasado podríamos decir que el final “feliz” de la temporada podría ser un tanto predecible. No por ello ha dejado de ser intenso. A partir de ahora spoilers.

Desarrollo de la historia

Cuando dijimos que AHS era una serie de terror, nos confundimos de pleno. Exceptuando el primer capítulo, la serie se ha alimentado más de la intriga y el misterio que del horror. En los primeros episodios nos dejaron un anzuelo bien grande. El que quedaba atrapado, tenía que esperar a los siguientes capítulos para poder desvelar todas sus dudas. Temía por inconsistencia y me encontré con una historia perfectamente cuadrada de principio a fin salvo por algún bajón a mediado de temporada.

Las historias de los espíritus de la casa han centrado la atención en todos los capítulos. Los espíritus copaban el protagonismo con flashback que explicaban porque se encontraban en la oscuridad de la 1120 westchester place. La pareja de homosexuales, el doctor Montgomery y Nora, Moira y por supuesto Tate fueron los ejes de estas tramas. Algunas historias mejor finalizadas que otras.

Se me quedaron en el tintero muchas preguntas que no han sabido responderme, que yo no he sabido entender o que la explicaran en la segunda temporada (menos probable por lo que contaré a continuación). La facilidad de Constance (Jessica Lange) para entrar y salir de la casa sin ser ni siquiera rasguñada, las facultades de Moira y su vinculación con el cuerpo (recordar que llora al ver que no se va a construir una piscina y su cuerpo quedará enterrado por siempre, sin embargo, a otros espíritus su cuerpo lo sacan de la casa), la policía y su incapacidad para ver lo que todos vemos,…

El lógico final de la familia Harmon

Si todas las familias que vivieron en esa casa de Los Ángeles finalizaron su vida allí, era ilógico pensar que nuestros protagonistas iban a tener un final distinto. Salvo la muerte de Violet, la cual me pilló por sorpresa porque me la colaron sin darme cuenta, la muerte de los padres era algo que ya esperábamos que sucediera así: Ben asesinado por Hayden en sus preciadas lámparas Tyffanys y Viv no sobreviviendo al parto.

La felicidad después de la muerte de la familia Harmon nos la muestran con la escena del arbol de navidad. Son los nuevos protectores de la casa, como así hacen con la familia hispana. Los 20-30 minutos que desperdician con esta familia es algo que sobraba totalmente de este buen final.

Y como no, el flash forward de tres años después sale Constance con su nieto el cual supuestamente tiene que ser el hijo del mal o algo así. El asesinato de la niñera y la complacencia de su abuela al observarlo te dejan en un sin sentido.

La segunda temporada

Echaremos de menos a los personajes de esta temporada. Ryan Murphy nos ha asegurado que no volverán en la siguiente temporada (como mucho algún cameo). La idea de la serie es convertirla en una antología con personajes y casas nuevas cada temporada aunque se habla de que algunos actores están renegociando para volver en la próxima season.

Se comenzará a rodar en febrero y estará lista para octubre de 2012. Para hacernos la espera más áspera a Ryan no se le ocurrió otra cosa que jugar con nosotros: asegura que hay una pista en los tres últimos episodios que nos indica claramente lo que nos esperará la próxima temporada de American Horror Story.

Y qué decir más. Que en mi humilde opinión, American Horror Story se ha colado por meritos propios como uno de los mejores estrenos de 2011 (nunca por delante de mi preciada Juego de tronos) gracias a reinventar un género algo desgastado en la actualidad.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.