Carmela y Massimo, los italianos que llegan a Gran Hermano 11

Carmela y Massimo, los italianos que llegan a Gran Hermano 11

Escrito por: Elisa Blanco   @elisiya    30 diciembre 2009     Comentario     2 minutos

Anoche durante El debate de Gran Hermano 11 se revelaron los nombres de los concursantes italianos que se van a intercambiar con los españoles y pasaron unos días en Guadalix. Se llaman Carmela, de 20 años, y Massimo, de 34 años. Carmela es del sur de Italia de Sicilia, mide 1.70, pesa 59 kilos, es soltera, habla algo de español y trabaja en una empresa de alquiler de coches en el aeropuerto de Catania. Mientras que el chico es de Bari, mide 1.74 y pesa 78 kilos, también está soltero y es culturista por lo que se cuida mucho, sino se va Saray a Italia le puede venir bien para ayudarle a ponerse en forma.

Entre los primeros comentarios de los participantes, Saray expresó que el italiano es demasiado mayor y que la chica debería ser la que tuviese 34 y el chico, 20. Los chicos no tienen tantos reparos, a Arturo le viene bien una chica que esté buena y sino que sea cachonda y que le vayan las bromas.

Los concursantes que se marcharán a Italia serán elegidos este domingo durante la gala, entre los seis que queden tras la expulsión. Según parece por los distintos sondeos: tres mujeres y tres hombres, pues Ángel o Siscu son los que se encuentran más cerca de marcharse. Entre los participantes, ninguno habla italiano, aunque son Tatiana y Arturo, los que más facilidad tienen con los idiomas, además, son los únicos que llevan en la casa desde el principio.

en El debate se dieron los porcentajes ciegos correspondientes a los nominados: 32′0, 25′9, 24′4, 15′2 y 2′5 por ciento y como antes os he comentado todo parece indicar que Ángel, muy rayado por los aplausos cuando se escuchó su nominación en la gala del domingo; Siscu o Pilarita son las caras de los porcentajes más elevados.

Vía | El gato encerrado


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.