Dejadnos solos: la visión de una infancia apocalíptica

Dejadnos solos: la visión de una infancia apocalíptica

Escrito por: Elisa Blanco   @elisiya    24 diciembre 2009     Comentario     2 minutos

Anoche se estrenaba Dejadnos solos con Paz Padilla en Telecinco. La versión española de Boys and Girls Alone cuenta con 16 participantes (ocho niñas y ocho niños) que vivirán en dos casas separados por sexos sin unos sepan de la existencia de los otros durante 10 días que darán de sí para cuatro emisiones. Antes de empezar a narrar lo visto en el primer “capítulo” de este mini Gran Hermano, Telecinco dejaba claro que la Fiscalía de Menores de la Comunidad de Madrid estaba al corriente de los contenidos y de la mecánica del programa, que cuentan con la autorización de los padres. Además, explicaba que la grabación ha estado permanentemente supervisada por los propios progenitores, un grupo de monitores y un equipo de expertos en Psicología y Educación.

El adjetivo de apocalíptico se debe al comportamiento de los niños, sobre todo ellos, al entrar en la casa que ha consistido en “destrozar” su lugar de residencia, manchando las paredes, moviendo los colchones, ensuciando la cocina… Unos comportamientos que los participantes masculinos disfrutaban con toda naturalidad y que eran justificados con la mayoría de las opiniones de sus padres y madres. No se puede generalizar, hay un par de niños a los que les agobia el desorden y esto les crea un conflicto con el resto.

Mientras, las niñas más tranquilas conversaban en mayor medida que los niños, a los que les gusta bastante mantener una charla. En cuanto a la cocina y la limpieza la parte femenina tenían los mismos problemas que sus compañeros. Entre ellas, Sara ha abandonado la casa y ha sido sustituida por María que ha entrado con mucha decisión y no ha recibido una bienvenida demasiado calurosa del resto de participantes.

Además, estos niños de 10-12 años deben cuidar de unos animales -gallinas, patos y cabras-, desgraciadamente un atrezzo habitual en los programas de telerrealidad en nuestro país. Con sus edades, salvo excepciones, resulta complicado que puedan cuidarse a sí mismos, así que a los animales… Aunque, la mayoría se ha acercado a ellos con buenas palabras e intenciones.

Con las edades de estos concursantes, en teoría sus padres no les deberían haber dejado ver Gran Hermano, pero alguno de ellos se comporta como si conocieran este reality y muchos de ellos tienen tablas como actores, evidentemente se ve el trabajo del casting. En resumen, el programa deja alucinados a los que no estamos acostumbrados a tratar con niños; da una visión muy moderna y permisiva de sus padres y la verdad es que nos hace solidarizarnos con el trabajo del personal docente.

Fuente | Dejadnos solos


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.