14 julio 2009 Crítica, FOX, Profesionales, Series

Dollhouse: impresiones sobre su primera temporada y fecha de regreso

Dollhouse terminó su andadura recientemente de manera peligrosa, pero al final salió a flote y ha conseguido que haya gente que crea en ella, y cómo no, en el ya conocido creador Joss Whedon. Al que parece que la suerte nunca le acompañó en los momentos que más la necesitaba, como así confirman las cancelaciones de Firefly cuando todavía no había siquiera acabado su primera temporada, y Ángel, a fines de su cuarta y por entonces última temporada. Ya se conoce la nueva fecha de comienzo de la segunda temporada: viernes, 25 de septiembre, retrasando la fecha que anteriormente se puso en el día 18 del mismo mes.

Sabemos que la serie tuvo al inicio problemas de audiencia. Lo cierto es que Whedon no supo captar desde el principio la atención del público. Hay toda una horda de fanáticos y seguidores de su obra que lo admiran y lo alaban, entre los que un servidor se incluye, pero eso no quita que podamos valorar con juicio crítico su último trabajo. Hasta que la serie no avanzó mucho en su trama, allá por el capítulo seis (episodio que dirigía el mismo Joss), la trama no comenzó a variar sus propuestas y a sorprender al espectador. A mí, al menos, no me entusiasmo hasta ver el final, apoteósico final en el que se desvela uno de los misterios que el espectador lleva oyendo durante todo el trayecto de la temporada, como el Drácula de Bram Stoker, que siempre está ahí, entre las sombras, pero que pocas veces aparece y se hace real.

Nuestro Drácula apareció y nos dejó a todos de piedra, con ganas de más; pero éste es uno de los contras de Joss Whedon, y es a la vez también el mismo que precisamente le hace ganar más puntos: conocemos la gran capacidad del director para recrearse a largo plazo, la seguridad y la personalidad con la que dota a sus programas si se le deja tiempo y se es paciente, como ya sucediera con la aparentemente juvenil Buffy la Cazavampiros, que resultó al final ser toda una serie de culto.

Le esperamos y deseamos un feliz vuelo a esta nueva andadura del director, aunque no haya empezado con el buen pie que muchos imaginamos.

Vía | Pizquita

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • Parece ser que las obras de Whedon son así, tienes que tener paciencia y esperar a sumergirte en ellas, igualito que me pasó con Firefly.

    Le daré una oportunidad cuando termine las series que estoy viendo, sin duda, me has convencido.

    Saludos.

  • Precisamente a mí me ocurrió al contrario. Firefly es la única serie que desde el inicio despega con su halo de maravilla y ficción imposible. Tal vez porque al sólo tener una temporada todo resulta mucho más concentrado.

    Dale otra oportunidad a Dollhouse, tal vez te sorprenda del mismo modo que lo hizo conmigo…

    Una sonrisa.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 julio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *