Dollhouse merece una oportunidad

Dollhouse merece una oportunidad

Escrito por: Elisa Blanco   @elisiya    16 febrero 2009     Comentario     2 minutos

No he sido reprogramada para escribir que Dollhouse se merece una oportunidad. Después de ver su episodio piloto, la nueva serie de Joss Whedon me ha gustado e interesado, aunque lo cierto es que no puedo decir que me haya apasionado.

Según pasaban los minutos del episodio, la historia me iba “engulliendo”, aunque este primer episodio podía haber sido más potente. Lo cierto es que, a pesar de saber alrededor de lo que giraba Dollhouse se me hacía difícil imaginarla sin haberla visto aún.

La casa de muñecas llena de activos que son reprogramados en función de la misión que les da la organización para la que trabajan, un tema atractivo, me ha recordado en cierto modo a la fallida My own worst enemy, ya cancelada, protagonizada por Christian Slater. Pero, aquella, ya en su piloto me aburrió soberanamente y se me hizo muy difícil llegar hasta el final. La doble vida de Slater, en la ficción, me pareció muy farragosa y mal contada. En el caso del proyecto de Whedon, este primer capítulo me ha animado a seguir conociendo a Echo.

Eliza Dushku no es una actriz a la que haya seguido, aparte de Buffy, nunca he sido muy aficionada a las películas de animadoras de las que durante un tiempo fue asidua protagonista. Así que, he asistido expectante a su interpretación, al principio del episodio no me convencía, pero cuando ha adoptado la personalidad de negociadora de secuestros, he visto buenos matices en su actuación. Este papel le va a dar la oportunidad de lucirse en numerosos registros.

No todo es un camino de rosas para la organización, un obstinado policía sigue el rastro, de lo que todos creen “una organización fantasma” y un desconocido parece estar interesado en el rastro de Caroline, la chica que un día fue Echo.

La metáfora de las cintas que se borran demasiadas veces y en las que, al final, siempre aparecen restos de las anteriores grabaciones, es lo que le comienza a suceder a Echo y lo que iniciará un conflicto entre el “activo” y la organización que la reprograma.

Foto | ¡Vaya tele!


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.