A dos metros bajo tierra, la serie más viva sobre la muerte (II)

A dos metros bajo tierra, la serie más viva sobre la muerte (II)

Escrito por: Julián Echolls    17 julio 2009     Sin comentarios     2 minutos

La muerte es un hecho que se acepta, pero siempre duele. La distancia sólo enfría ese dolor, pero deja las cicatrices. La serie te deja una de esas, de las que escuecen con el tiempo, de las que marcan. Tal vez ése sea el punto fuerte de Six Feet Under, lo bien que se recrea en su universo partiendo de la nada, como si por unas semanas o meses de nuestras vidas, nosotros también hubiéramos aterrizado en el barrio donde conviven los Fisher, y hubiéramos asistido cada día a la funeraria en que trabajan, y hubiéramos visto todo lo que ellos han visto: la cara de la muerte a cada día que pasaba.

En el fondo puede esto llegar a ser un terror, y por ello podemos comprender lo difícil que resulta a veces la profesión que ejercen, el trabajo en una funeraria, lo extremadamente complicado que le puede resultar a Nate y a David, que acaban de perder a su padre, que están inmersos en continuos problemas, el tratar con los dilemas más grandes de los demás: la muerte de un ser querido, la arrogancia de unos clientes que sólo buscan un bonito y preciado ataúd, el constante peso de la vida y sus delirios.

El humor de Alan no se esconde; a pesar de que la serie sea pesimismo en bruto, más de un episodio podremos comprobar lo grotesco del tema, las muertes más absurdas que habremos vivido nunca, como que a un hombre que no ponga el freno del coche y se agache para comprobar algo en las llantas, éstas le destrocen la cabeza al tambalearse el coche hacia detrás; o muchas otras, muchas otras escenas que, sin duda alguna, nos dejan de piedra, sin saber si reír o entristecernos, porque la vida suele ser así, imprevisible, cuanto menos absurda en multitud de ocasiones.

Si tienen tiempo, denle una oportunidad a esta joya televisiva. Descubrirán lo que es sufrir con una ficción al tiempo que disfrutar de una obra maestra. Placer y revelación para el que lo desee.

Foto | Sabahkamal


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.