Firefly y Serenity, la historia que sobrevive. Oh capitán, mi capitán (VI)

Firefly y Serenity, la historia que sobrevive. Oh capitán, mi capitán (VI)

Escrito por: Julián Echolls    20 julio 2009     Comentario     2 minutos

Muchos han sacado a esta serie referencias claras y clásicas, tales como Star Wars, Star Trek, Blade Runner, Indiana Jones… Y es que, en realidad lo que estamos viendo es a Han Solo en su halcón milenario, huyendo de la civilización y portándose como un verdadero antihéroe, aunque tenga más de héroe que todos nosotros. […]

Muchos han sacado a esta serie referencias claras y clásicas, tales como Star Wars, Star Trek, Blade Runner, Indiana Jones… Y es que, en realidad lo que estamos viendo es a Han Solo en su halcón milenario, huyendo de la civilización y portándose como un verdadero antihéroe, aunque tenga más de héroe que todos nosotros. El mismo Nathan Fillion comenta en algunos extras que él admira esa forma que tiene Harrison Ford de recibir los golpes y de ser “zurrado”. Y lo imita. Y lo consigue. En una de las escenas de la película se comenzó a dar con la cabeza contra el suelo, de tal forma que acabó hasta hinchándosele la cara. El personaje ya no es solo actor, también persona.

Nathan Fillion es un actor inolvidable, que amaremos y echaremos luego en falta. Su particular e irónica idiosincrasia, su visión nihilista sobre un mundo injusto pero necesario… Todo en él es magia, como dice en algún momento de la serie un personaje: “Su vida es un misterio. Como él”. En la película vemos al pastor Book decirle algo que nos emociona, en un momento que no podemos delatar: “No me importa en qué creas. Pero cree. Lo que sea…”. Las palabras aquí suenan sin fuerza. La escena es impagable.

Sobre Nathan, o Malcolm Reynolds, más conocido como Capitán, podríamos hacer otro artículo entero, pero terminaré aquí poniendo uno de los diálogos de la serie que definen muy bien su genuina visión del mundo. El médico que acaba de subir a bordo de la tripulación desconfía por una serie de sucesos que ha visto y a los que aún no da crédito.

Se dirige hacia el camerino del capitán y le pregunta: “Intentaré decir esto lo más sutilmente posible. ¿Cómo sé que no me matará mientras duermo?”; a lo que Mal lo mira fijamente, entre silencios, y le responde: “No me conoces. Te lo explicaré una vez. Si te mato, estarás despierto. Me verás la cara. Y estarás armado”. Y se continúa con el particular humor de la serie: “¿Siempre es tan sentimental?”. Mal: “Tuve un buen día”.

Foto | Pigeonsheep


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.