28 enero 2012 Corazón, Telecinco

Jaime Bores con poca suerte en la tele
La televisión resulta muy injusta en cuanto a fama y popularidad se refiere. Personas que en algún momento de su carrera gozaron de un éxito importante, de pronto, caen en el olvido. O también, se convierten en sustitutas de otros presentadores en las vacaciones de verano. Esto es lo que le ha podido pasar a Jaime Bores, pero con un matiz añadido.

Y es que, cuando se le otorga un programa propio, de pronto, dicho espacio muere de forma rápida. Es lo que algunos llaman de una forma muy original el síndrome Senovilla. Apelativo otorgado en homenaje a la presentadora Alicia Senovilla.


Sin embargo, no es el único caso de presentador que tras haber tenido una buena temporada, de pronto, no triunfa con un espacio propio. Por ejemplo, Carmen Alcayde tampoco ha vuelto a repetir su éxito de Aquí hay tomate mientras que su compañero Jorge Javier Vázquez se ha convertido en uno de los puntos fuertes de Telecinco. Ella, por su parte, colabora en El Debate de Gran Hermano y en El Programa de Ana Rosa. Por otro lado, la propia Pilar Rubio, paso del éxito al fracaso en cuestión de poco tiempo.

De un modo semejante, Jaime Bores aterrizaba en Telecinco con mucha ilusión, sin embargo, dicha ilusión llega a su fin este fin de semana con la despedida de Vuélveme Loca. Una despedida que también deja sin trabajo a Tania Llasera. La próxima semana, la encargada de amenizar las sobremesas de Telecinco será María Teresa Campos con Qué tiempo tan feliz.

Vía | Vertele

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *