La crisis económica mata a todos

La crisis económica mata a todos

Escrito por: Eneko Ruiz    18 marzo 2009     Comentario     2 minutos

Hace unos días, el columnista televisivo Michael Ausiello sorprendía con una peculiar lista de series que se despedirán -gracias a la amante de la guadaña- de algunos de sus personajes regulares. Mujeres Desesperadas, Perdidos, Betty, 24, CS: NY o Smallville todos van a recurrir a este recurso que intenta mantener expectante a la audiencia en la season finale, y que además recorta gastos en un tiempo donde el paro actoral también aumenta.

ABC gana por goleada en esto de los despidos. Nicollette Sheridan dejará Mujeres Desesperadas, al tiempo que los Cinco Hermanos se quedan sin uno y Shonda Rhimes parece haber hecho fumigación de doctores.

A pesar de que las muertes ya se hayan convertido en una opción demasiada manido para las ficciones serializadas, gracias a que muchas veces acaban dando sus frutos los creativos siguen intentando una y otra vez sorprender al espectador. Casos como el de Héroes es especialmente sangrante, pues muchos de sus muertos han acabado resucitados en un par de episodios, aunque esta vez Tim Kring promete tres muertes y ya da por sentado que una no va a ser duradera (mientras las otras lo sean…).

24 o Prison Break son otros ejemplos de producciones que han traído de vuelta a algunos de los personajes, pero a su favor se puede decir que han matado “eternamente” a más de la mitad de su reparto. El drama de Kiefer Sutherland despedirá esta temporada a, por lo menos, dos miembros (es casi más fácil decir quiénes viven) y la serie carcelaria se despedirá por todo lo alto cargándose a importantes protagonistas. El tercer lugar favorito de la encapuchada es sin duda Wisteria Lane, donde ha acabado con matrimonios, amistades, vecinos y enemistades.

Muerte, muerte, muerte… un giro en la trama que se está convirtiendo en un recurso un tanto cansino y con el que los creadores cada vez demuestran menos su capacidad creativa. Yo, personalmente, me quedo con el magnífico final de una serie que nos enseñó a comprender -y a amar- todo lo que rodea a la muerte, A dos Metros Bajo Tierra. Alan Ball supo cómo mantener un tête a tête excepcional con el mayor miedo de la humanidad.

Seguiremos atentos a la lista de marras.

Vía | The Ausiello Files


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.