Melrose Place, un remake innecesario

Melrose Place, un remake innecesario

Escrito por: Elisa Blanco   @elisiya    10 septiembre 2009     7 Comentarios     2 minutos

Nos habían puesto en alerta en Estados Unidos sobre lo que nos iba a caer con las novedades de CW y el martes se estrenó la primera de ellas, el remake de Melrose Place. La primera pregunta que nos viene a la cabeza antes de ver el episodio es: ¿era necesario resucitar esta serie?

El piloto ha sido tibio, a pesar de las muchas tensiones sexuales sin resolver y resueltas que hay entre los protagonistas y del clip final donde las bajas pasiones se desataban. Yendo en orden la secuencia de presentación de los personajes ha sido espantosa. A veces, echamos de menos la agilidad, pero en este caso, el desorden narrativo ha llenado la pantalla.

Nos han enlazado a los personajes principales hablando de una tercera persona a la que tenían que ayudar, pero de la que todos pasaban que no era otra que Sydney (Laura Leighton). En su ayuda a acudido un chico rubio muy atractivo con el que la cuarentona tenía una relación hasta que la malvada de la serie, la nueva Amanda, Ella –intepretada por Katie Cassidy de Harper´s Island– le contó que la vivida pelirroja también había tenido una relación con su papi que no es otro que Michael Mancini (Thomas Calabro).

Sydney parece ser la landlady del famoso bloque de apartamentos de Melrose Place y entre sus inquilinos tiene a una feliz pareja Jonah y Riley, que llevan cinco años juntos; un atractivo y misterioso cocinero; una aspirante a médico y a la hermana de Jessica Simpson (Ashley) que no sabemos muy bien que pinta en la serie todavía.

El detonante del episodio es el asesinato en la piscina de Sydney, sin que la verdad le importe demasiado a nadie. Parece que el personaje se aparecerá en flash-backs a los chicos y durante la temporada se dedicarán a descubrir quién la mató, aunque verdaderamente no les importe lo más mínimo.

Y es que tienen problemas más graves. Falta de dinero: la médico se prostituye; falta de vida personal: Ella desea a Jonah y se enrolla con chicas en bares de “caza”, el rubio hijo de Michael Mancini es un improbable ladrón de arte, después de que nos cuenten que ha sido traficante; la pelirroja Simpson es una incógnita y el cocinero esconde grandes secretos.

Lo peor es que me da igual lo que esconden o lo que no y hacia dónde va la serie. Sin embargo, siempre la daré una segunda oportunidad porque he sido capaz de acabar de ver el episodio. El piloto, un 3,5-4, la banda sonora 8-9, como se lo pueden permitir para cerrar su debut han utilizado una magnífica canción de The Killers, The World we are live in. Tendría que revisarla, aunque me quedo con la versión de Melrose Place noventera.

Foto | TVenSerie


5 comentarios

  1. Patricia dice:

    Hola!! alguién sabe como se llama la canción de la serie??

  2. Elisa Blanco dice:

    He encontrado esta información: Ten of Hearts: The Original Melrose Place Theme Song (by Tim Truman). Espero que te ayude, gracias por leernos.

  3. J.M. dice:

    Melrouse Place: una crítica innecesaria.

    Estimada Elisa, en España somos muy dados al “criticar por criticar”, es un deporte nacional y parece que lo has llevado a la práctica en su máxima expresión. Lo malo es que por lo que comentas, apenas has visto solo el episodio “piloto” y me parece muy cruel y despiadado por tu parte, realizar una crítica venenosa y sibilina, a un remake que -ante todo- es fiel al espiritu de la serie original. Y más, sin haber visto apenas nada.

    Yo fui un fiel seguidor de la serie de los 90, la original, y me encantaba. Sydney además era mi personaje favorito porque a la vez era capaz de inspirar ternura, odio, pasión, asco y hasta, a veces, risas. Laura Leighton ha sabido resucitar a modo de flashbacks el espíritu de aquella Sydney ingenua, ahora ya madura, refugiada en el alcohol, pero con la misma obsesión: el no quedarse sóla.

    El remake, que yo yamaré remix, empieza con la muerte de Sydney; que ya murió en la serie original pero a la que resucitan (de manera magistral los guionistas) para volver a “cargársela”. Ironia sobre ironia. De acuerdo que el nivel actoral de Ashley Simpson, como hija de Sydney, deja mucho que desear. Pero es joven. Y todo el mundo merece una oportunidad. Por el Melrouse Place original también pasaron actores inexpresivos y que te dejaban frío (Andrew Shue, como Billy, el eterno novio de Alison, es un ejemplo). Sin embargo, salvo ese punto rojo en el elenco el resto de actores, especialmente Katie Cassidy, defienden sobradamente la serie al menos, al mismo nivel que lo hacían los actores “originales”.

    La serie está cuidada al máximo, la imagen es muy buena, cuidan a fondo los escenarios y la trama es tan compleja como fascinante. Los edificios son exactamente los mismos de la serie original. Las apariciones estelares de los personajes de Jane y sobretodo de Amanda son espectaculares. Heather Lockclear sigue llenando la pantalla, es un pedazo de actriz por la que no pasan los años y su nuevo rol como jefa de todo es impagable.

    Bien es cierto que la acción es más lenta, pero también la complejidad de la trama obliga a ello. Realmente todos los caminos giran en torno al asesinato de Sydney, al menos en la primera parte de la serie, y ello implica que todas las tramas conduzcan a una. Cosa que no pasaba en la original, porque las tramas se superponían y además el elenco coral era más amplio.

    Se tacha de cierta similitud entre personajes y en esto, las comparaciones son odiosas. Realmente se podrían comparar personajes, pero es hasta normal que haya mínimas coincidencias, ya que se han basado en la serie original. Y si en el remake de 90210, también hay una “Brenda” y un “Brandon”, eso sí, adoptado, no entiendo el escándalo por este punto.

    En cuanto a la audiencia, ya sabemos como son los americanos y que esto no es síntoma de nada en particular. Aún así, la han exportado a 26 países. Es una buena serie, un buen remix de una buena serie de los 90. Y si os gusto verdaderamente Melrouse Place, os garantizo que su “particular secuela” os gustará.

  4. J.M. dice:

    Melrouse Place: una crítica innecesaria.

    Estimada Elisa, en España somos muy dados al “criticar por criticar”, es un deporte nacional y parece que lo has llevado a la práctica en su máxima expresión. Lo malo es que por lo que comentas, apenas has visto solo el episodio “piloto” y me parece muy cruel y despiadado por tu parte, realizar una crítica venenosa y sibilina, a un remake que -ante todo- es fiel al espÍritu de la serie original. Y más, sin haber visto apenas nada.

    Yo fui un fiel seguidor de la serie de los 90, la original, y me encantaba. Sydney además era mi personaje favorito porque a la vez era capaz de inspirar ternura, odio, pasión, asco y hasta, a veces, risas. Laura Leighton ha sabido resucitar a modo de flash-backs el espíritu de aquella Sydney ingenua, ahora ya madura, refugiada en el alcohol, pero con la misma obsesión: el no quedarse sola.

    El remake, que yo llamaré remix, empieza con la muerte de Sydney; que ya murió en la serie original pero a la que resucitan (de manera magistral los guionistas) para volver a “cargársela”. Ironía sobre ironía. De acuerdo que el nivel actoral de Ashley Simpson, como hija de Sydney, deja mucho que desear. Pero es joven. Y todo el mundo merece una oportunidad. Por el Melrouse Place original también pasaron actores inexpresivos y que te dejaban frío (Andrew Shue, como Billy, el eterno novio de Alison, es un ejemplo). Sin embargo, salvo ese punto rojo en el elenco el resto de actores, especialmente, Katie Cassidy, defienden sobradamente la serie, al menos, al mismo nivel que lo hacían los actores “originales”.

    La serie está cuidada al máximo, la imagen es muy buena, detallan a fondo los escenarios y la trama es tan compleja como fascinante. Los edificios son exactamente los mismos de la serie original. Las apariciones estelares de los personajes de Jane y sobretodo de Amanda son espectaculares. Heather Lockclear sigue llenando la pantalla, es un pedazo de actriz por la que no pasan los años y su nuevo rol como jefa de todo es impagable.

    Bien es cierto que la acción es más lenta, pero también la complejidad de la trama obliga a ello. Realmente todos los caminos giran en torno al asesinato de Sydney, al menos en la primera parte de la serie, y ello implica que todas las tramas conduzcan a una. Cosa que no pasaba en la original, porque las tramas se superponían y además el elenco coral era más amplio.

    Se tacha de cierta similitud entre personajes y en esto, las comparaciones son odiosas. Realmente se podrían comparar personajes, pero es hasta normal que haya mínimas coincidencias, ya que se han basado en la serie original. Y si en el remake de 90210, también hay una “Brenda” y un “Brandon”, eso sí, adoptado, no entiendo el escándalo por este punto.

    En cuanto a la audiencia, ya sabemos como son los americanos y que esto no es síntoma de nada en particular. Aún así, la han exportado a 26 países. Es una buena serie, un buen remix de una buena serie de los 90. Y si os gusto verdaderamente Melrouse Place, os garantizo que su “particular secuela” os cautivará.

  5. Elisa Blanco dice:

    Evidentemente cuando escribí esto sólo se había emitido el piloto, pero J.M. dado el gran número de series que se estrenan cada año el primer capítulo es básico y debe enganchar. A mí no me gustó el de Melrose Place, pero evidentemente esto es subjetivo y me parece estupendo que tú opines de manera totalmente distinta. No critiqué por criticar, ya que me suelen gustar mucho las series de The CW y siempre estoy predispuesta a que me enganchen -GG, 90210 ó The Vampire Diaries-, pero con Melrose Place no pude. Muchas gracias por tu comentario y leyendo lo que dices, tal vez la retome en verano.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.